} -->

Recopilatorio de recetas con crockpot


Hoy vengo a hablaros de un electrodoméstico que está últimamente conquistando un puesto muy importante en nuestras cocinas. Permite cocinar con mucha antelación sin necesidad de vigilar la comida.

La Crock Pot, olla de cocción lenta o slow cooker, nació de la mano de Irving Naxon (nacido Irving Nachumsohn), que desarrolló la Naxon Beanery o Bean Pot inspirado por una historia que le contó su abuela, Tamara Kaslovski. Ella recordaba cómo, cuando era pequeña y vivía en Lituania, su madre la enviaba los viernes por la tarde a la panadería con una olla de cholent, un guiso tradicional de los judíos askenazís. El guiso se cocinaba con el aclor residual del horno de pan durante un día entero y la familia lo recogía al caer el sol, después de haber observado el sabbat.

Es un aparato conectado a la corriente eléctrica, pero su consumo eléctrico es inferior al de la vitrocerámica. Hay varios modelos de olla de cocción lenta, dependiendo del tamaño, del material y de la forma que esta tenga. Puedes ser redonda (forma clásica) u ovalada (se aprovecha más el espacio para piezas grandes de carne o si vas a meter un molde dentro). La tapa puede ser opaca o transparente, y generalmente incluye un artilugio que funciona como cuchara removedora conectado a la corriente. Respecto al tamaño, puedes encontrarlas entre 1,5 hasta 8 litros de capacidad. Se desmonta fácilmente para lavarlo.

Generalmente incluye los dos modos de temperatura (baja o alta), y un temporizador, pero se recomienda tambien que tenga un programador, de manera que puedas decidir a que hora vas a tener lista la comida (cuando vuelvas de trabajar o para dejarla cocinando por la noche). Luego se apaga sola. Siempre es mejor elegir la cocción lenta si tienes tiempo. Recuerda además que si abres la tapa, pierdes temperatura, por lo que tendras que añadir más minutos de cocción. También tiene un programa para mantener la comida caliente, pero no es recomendable utlizarlo durante mucho tiempo ya que la comida se sigue cocinando. Necesitarán un hueco grande en la encimera y cerca de un enchufe.  



Su técnica para cocinar es opuesta a la olla a presión. Con la cocción lenta gran parte del tejido conjuntivo de la carne se gelatiniza y pasa al líquido del estofado haciendo que su sabor sea más intenso, así como su textura. Las vitaminas y ciertos nutrientes se conservan mejor a bajas temperaturas.

Reparte el calor uniforme y constante durante largos periodos de tiempo y permite controlarlo con un termostato. Es un cocinado húmedo, de manera que todo el líquido que evapora se vuelve a condensar en la tapa, recoge todos los sabores, reparte el calor de nuevo por la olla y vuelta a empezar. Por eso por ejemplo si vamos a cocinar panes o bizcochos, pondremos un paño bajo la tapa para que absorba la humedad. 

Aunque lo habitual es preparar guisos, también sirve para otros platos, dulces como el arroz con leche y las mermeladas. Lo importante es saber que ingredientes vamos a utilizar y cuando añadirlos. Una CrockPot permite cocinar casi de todo pero no todo tiene por qué tener sentido cocinarla en una CrockPot. Con el tiempo iras viendo como sacar el máximo partido a este aparato. Os recuerdo las recetas que he publicado hasta ahora: 

Saladas:
alubias con arroz
lentejas
risotto
costillas a la barbacoa
costillas con patatas
cochinita pibil
rabo de ternera
albóndigas
con salsa de yogur y limón
bacalao confitado
alcachofas confitadas
patatas de feria

Dulces:

bizcocho de turrón
arroz con leche
crumble de manzana
manzanas asadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido a mi blog, Me encanta ver vuestros comentarios y sugerencias. Si tienes alguna pregunta, te contestaré. Gracias por tu visita!

Blogging tips