} -->


El turrón de chocolate es una excusa como cualquier otra para comer chocolate en navidad, y este a falta de uno, tiene 3 tipos distintos de chocolate, como veis en la imagen ás abajo. Y si os gusta esta combinación, os invito aprobar tambien las magdalenas 3 chocolates y la tarta 3 chocolates.




En estas fiestas hay muchas reuniones con familia o amigos y viene muy bien este tipo de recetas de aperitivos que no necesitan cubiertos para comer y tienen una presentación original y vistosa. Además al llevar carne y queso son muy completos y pueden acompañarse con distintos tipos de salsa. Yo he utilizado los moldes de silicona de la linea finger food de Silikomart, que nunca fallan y que conocí en el encuentro #Gastromad2014. Ayudan a darle una presentación muy divertida y son de silicona que puede ir al horno.


La fruta confitada es aquella fruta que se sumerge y cocina posteriormente en almíbar de forma que pierda su humedad interior pues provoca que ésta se sature de azúcar, evitando así el crecimiento de microbios que la pudren,y se logre así conservar. Aunque puede hacerse con casi todo tipo de frutas, yo me he decidido por la naranja que es la más habitual.

Hay noticias de su utilización ya en la antigua China y Mesopotamia, incluso en el Imperio romano, sin embargo, se considera como verdaderos precursores del confitado moderno a los árabes, que ya servían cítricos y rosas confitadas en el momento principal de sus banquetes.



Cuando vemos las naranjas confitadas todos seguramente nos acordamos del Roscón de Reyes, pero además se pueden hacer mil cosas con las naranjas confitadas, o tomarlas así, solas. Otra forma de tomar estas naranjas confitadas es fundir un poco de chocolate e introducir en él la mitad de la rodaja y dejar enfriar el chocolate.

Un licor es una bebida alcohólica dulce con sabor a frutas, hierbas, o especias, o de base cremosa. Históricamente, derivan de las hierbas medicinales, generalmente preparadas por monjes, como los benedictinos. Pueden tomarse solos, durante o después del postre, o pueden ser usados en cócteles o en la cocina. Por ello es una idea genial para regalar a tus amigos y familiares y es mucho más fácil de hacer de lo que crees. Este es de café, la mejor manera de terminar con una comida. La receta es de Velocidad Cuchara.






El otoño es la época que aprovechamos a hacer miles de recetas con setas, los níscalos son unas de mis preferidas, además siempre recuerdo cuando mi padre las recogía,  luego en casa la taréa era limpiarlas bien y cocinarlas pronto, ya que las setas no aguantan muchos días.

Hay varias formas de hacerlos, con arroz, con pasta, con revueltos, en salsa, al vino, al horno, a la plancha, o como podéis ver en mi blog al ajillo.

Esta receta la he hecho en dos partes, primero las patatas, luego los níscalos, al final he puesto a cocer las dos cosas juntas, así las patatas quedan bien hechas y los níscalos no se deshacen si los cocemos mucho.




La congelación es un sistema de conservación que se utiliza tanto en la industria alimentaria como en la restauración profesional y en el hogar. Permite almacenar grandes cantidades de comida, pone al alcance del consumidor productos fuera de temporada a buen precio y ahorra tiempo y dinero. Este proceso mantiene la calidad nutritiva mejor que cualquier otro sistema, es sostenible porque prolonga la vida de útil de los alimentos, reduce el desecho de los mismos y ayuda a planificar la compra.

Básicos para congelar.
Empezamos por Cubitos de sofrito de cebolla y pimientos y salsas varias, fumet... de manera que se hace un montón cada vez y se congela en bolsitas para poder racionarlo fácilmente.Tambien puedes congelar hierbas aromáticas en cubitos.
A continuación vamos con una de masas básicas, ya sea para galletas, empanada o empanadillas, quiche, hojaldre... incluso pan, tanto crudo como semihorneado, para luego darle un golpe de horno y tomarlo reciente.
Casi todas las cremas y sopas, siempre que no lleven patatas, se prestan perfectamente a ser congelados, y lo bueno es que las podremos utilizar tanto para primeros platos, como para hacer salsas de otras recetas.
Si vais a congelar fruta recordad que debe ser lavada, pelada y partida en trocitos, y solo para utilizar en batidos o sorbetes, ya que perderá la textura original pero no su sabor ni cualidades.
Si quieres congelar verduras u hortalizas, debes someterlas previamente a un proceso de escaldado

No se recomienda:
Según exponen los expertos, no se deben congelar los huevos duros con cáscara ni las verduras para la ensalada, como la lechuga, los berros, el tomate, el pepino o la cebolla. Someterlos a muy bajas temperaturas hace que se agrieten y pierdan su textura. Tampoco se puede hacer lo propio con la pasta, el arroz, los alimentos con contenidos altos en grasa (nata u otras salsas), alimentos ya fritos o guisos con patatas (la fécula se deshace al ser descongelada). las patatas se deshacen, el huevo y la mayonesa se apelmazan y las frutas y las verduras con el frío se llenan de hielo y pierden totalmente su textura


Procedimiento a seguir:
 Para congelar alimentos ya cocinados debe de seguir unas normas muy sencillas: Los alimentos que se van a congelar han de estar en un recipiente que no se llene hasta arriba, porque el frio los dilatará tanto si tienen salsa como si no la tienen. Para meterlos en el congelador deberán estar a temperatura ambiente, ya que si se introducen calientes se puede estropear el motor del congelador al forzar su normal funcionamiento, con el riesgo añadido de que se estropee el resto de alimentos congelados. En comparación con los frigoríficos, los congeladores funcionan mejor si están muy llenos y los alimentos pegados unos a otros. Además deben estar bien envueltos para  evitar o al menos minimizar quemaduras por frío, deshidrataciones superficiales y que los alimentos tomen olores y/o sabores indeseables provocados por la influencia de otros alimentos cercanos. Y lo más importante es etiquetarlos, tanto con el contenido como con la fecha.

Para descongelarlo la forma más habitual es dejandolo en la nevera hasta que esté completamente descongelado. Una forma más rápida es sumergiendo el alimento bien cerrado en agua fría y esta se cambia cada cierto tiempo (unos 30 minutos) para que continúe con la descongelación. 
No deben descongelarse los alimentos a temperatura ambiente o en agua caliente. El riesgo de contaminación es mucho mayor (el crecimiento de bacterias se produce sobre todo entre 4ºC y 60ºC).
Los alimentos, una vez descongelados, no deben volver a congelarse salvo que se cocinen a más de 70ºC durante al menos dos minutos.

En resumen:
visto en foodmorning





Para esos días que tenemos prisas os dejo una receta muy sencilla, está hecha en el microondas,  en concreto he usado el estuche de vapor Lekué, con él ahorras muchísimo tiempo y optimiza la conservación y la cocción al vapor de los alimentos potenciando los sabores y manteniendo todos los nutrientes. Para los que tienen dudas os  cuento que queda muy jugoso y eso que no le he añadido nada de aceite por lo que con esta receta comer sano es mucho más fácil.



Hoy os traigo una idea divertida para estas navidades, y es que tanto si son para regalar como si las utilizais para decorar el arbol, estas galletas son la opción ideal. Para la decoración he utilizado un molde de silicona de Silikomart, en concreto el Kit Cookie choc versión Xmas, que es muy fácil de usar. He adaptado esta receta de galletas rápidas de Postreadiccion para añadirle el toque de menta que es el complemento ideal al chocolate.



El castagnaccio es una torta típica de la zona de los Apeninos, que comprende las regiones de la Toscana, Liguria, Piemonte, Emilia Romagna y Lazio. Según el lugar, puede variar sus nombres, como baldino, patona o ghrighio, y la combinación de ingredientes. pero la más popular es la de castagnaccio. Era una receta de pobres, ya que las castañas eran un alimento básico en la población campesina. Aparece por primera vez citado en 1500 en una obra de Pilade da Lucca.
La receta original lleva piñones, nueces y pasas, pero como no tenía piñones los he sustituido por almendras fileteadas. Hay algunos que también añaden algo de romero, cuenta la leyenda que convertían así este dulce en una especie de poción de amor, quien lo comia se enamoraría de quien se lo dió.





De vez en cuando suelo ir al mercado, me encanta pasear por los puestos, al final siempre compras en los mismos, porque los conoces y sabes cual es su calidad. En Madrid hay muchos mercados, unos más tradicionales que otros, es una forma distinta de comprar, os aconsejo que os paséis a conocerlos. Pues el otro día, no sabía que poner de segundo,  pensé voy a dar una vuelta por el mercado, a coger ideas, y en la pescadería ví que tenían la merluza a muy buen precio, pero me tenía que llevar la mitad o entera, entonces, pensé que la podía hacer en el horno, era una pena tener que congelarla.
Le dije al pescadero que me la abriera, y que me quitara la espina central. 

Llegué a casa, empecé a buscar las gambas, no las encontré, no sé si os pasara que algunas veces hay cosas que desaparecen, o se acaban, y nadie dice nada. Al final, como no me apetecía volver a salir lo solucioné con jamón, cebolla y palitos de surimi, quedó un relleno buenísimo, y muy jugosa. Si estais buscando una receta para Navidad, esta puede ser una buena idea!

 Con esta receta participo en el Reto de "Christmas Time" de la comunidad Cocineros de Mundo en Google+



Blogging tips