} -->

Mermelada de ciruelas amarillas




Aprovechando la temporada de ciruelas podemos hacer esta mermelada, es muy fácil, y la podemos hacer con cualquier variedad de ciruelas. En verano podemos encontrar ciruelas amarillas, rojas, claudias, y verdes. Son muy útiles para el sistema digestivo, ya que aportan fibra y sorbitol, por lo cual es usada para tratar problemas de estreñimiento. 


En concreto la ciruela amarilla posee abundante Vitamina A y beta coroteno , muy buena para la salud de la piel, las membranas mucosas y además para la vista. Como todas las frutas es antioxidante, y aporta mucha fibra. 



Ingredientes:
1 k de ciruelas amarillas
700 g de azúcar
zumo de medio limón




Elaboración:
- tradicional:
Lavamos las ciruelas y las ponemos a cocer, a fuego lento, unos 15 minutos.
Cuando ya estén un poco cocidas las dejamos que se enfríen un poco y las deshuesamos.
Añadimos el azúcar y las ponemos otra vez a cocer 30 minutos, removemos continuamente porque al echar el azúcar se pueden pegar.
Dejamos que hiervan y se evapore el agua y espesen hasta obtener buena consistencia, siempre destapado.



-En thermomix.
Lavamos la fruta y la deshuesamos, pelamos el limón.
La he hecho en 2 veces, por lo que dividimos las cantidades en 2
Colocamos todo en el vaso, troceamos 6 segundos a velocidad 4.
Añadimos el azúcar y programamos 30 minutos, temperatura 100º, y velocidad 1
Los últimos 5 minutos destapamos y así espesa más al evaporarse




Esperamos que se enfrie y la metemos en tarros de cristal, luego estos tarros los ponemos al baño maría para que se haga el vacio.



Dificultad: baja

Tiempo: cocción 45 minutos


Si quieres aprender a hacer MERMELADAS, no te pierdas este post sobre el libro mermeladas confituras, jaleas y licores, de Lourdes March.

Otras recetas de mermelada:

Brochetas de verano





A veces una receta tan simple como el melón con jamón, podemos darla una vuelta y buscar una presentación distinta, simplemente añadiendo unos palos de brocheta. Así de esta forma también podemos hacer diferentes combinaciones, con ingredientes simples, mezclando tomates cherry y queso, o jamón con queso.


Mini volovanes de melocotón y nata


Este postre es muy rápido para hacer y muy sencillo, lo puedes hacer con cualquier tipo de fruta, he aprovechado la temporada de melocotones.

Siempre tengo en casa este tipo de volovanes, los puedes rellenar con ingredientes dulces o con salados.

Es mejor hacerlos en el momento porque si no el hojaldre se ablanda mucho.
Si tienes mucho tiempo se pueden hacer los volovanes caseros con masa de hojaldre, pero eso otro día lo intentaremos.

Ingredientes:
1 melocotón
1 brick de nata pequeño
1 paquete de mini-volovanes (8 piezas)

Elaboración:
Pelamos el melocotón, lo partimos en dados pequeños y los reservamos.



Con ayuda de las varillas montamos la nata hasta que esté espesa, y añadimos un poco de azúcar.



Vamos colocando la nata con una manga pastelera, después colocamos los trozos de melocotón encima de la nata.



Si no tenemos hojaldre o queremos variar la presentación lo que podemos hacer es colocar la nata y el melocotón en pequeños vasitos,



Dificultad: media

Tiempo: 25 minutos










Tarta de sandia


Una tarta de verano, una idea original de presentar la fruta, he cogido la idea del blog http://tratadecocinar.blogspot.com, aunque he hecho algunos cambios como añadir un yogur y un kiwi.

Ingredientes:
1/2 sandia
1 yogur de fresa
1 kiwi

Elaboración.
Cortamos una rodaja de sandia con un cuchillo largo, la quitamos la piel.



Ponemos la rodaja en un plato y cortamos en 8 trozos.


Ponemos una capa con el yogur de fresa.



Igualamos toda la capa del yogur.


Con el resto de la sandia vamos haciendo bolitas, ayudados de un sacabolas (bueno no sé si se llama así)


Vamos colocando las bolas de sandia formando una fila lateral, y luego vamos añadiendo más bolas hasta el centro.




En el centro colocamos unas rodajas de kiwi, y una última bolita de sandia.



Una vez hecha la tarta la metemos en la nevera para que esté bien fresquita.

Dificultad: fácil

Tiempo: 15 minutos.
Más recetas en:

10 Trucos de cocina (2)


Estos son unos trucos de cocina sencillos, a cualquiera se le ha pegado alguna vez las lentejas, se la ha quemado el arroz, toda la cocina le huele a pescado, siempre hay un pequeño truco casero para arreglar casi todo.

Esta entrada es la continuación del post que, en enero, puse con los primeros trucos de cocina, os dejo el enlace del anterior por si queréis repasarlo.


1- Huevos
 Para evitar que los huevos revueltos se peguen, agrega sal a la sartén con aceite antes de echar los huevos. Para que los huevos duros tengan en su interior la yema perfectamente centrada, revuélvelos de vez en cuando durante su cocción.

2- Los Aguacates verdes
Para que no se maduren todos a la vez envuelvelos en hojas de periódicos y ponlos en la nevera en la parte de abajo y cuando los vayas a usar sacalos un dia o dos antes de la nevera

3- Conservar pasteles más tiempo
Si te han sobrado algunos pasteles y quieres disfrutar de ellos unas horas más tarde sin que pierdan frescura ni se estropeen, resultará muy efectivo que los guardes junto a una mitad de manzana.

4- Piel de limon
Para tener siempre a punto ralladura fresca de limón, guardamos en el congelador la piel del limón que usemos para zumos. Con un rallador, rallamos y usamos la cantidad que necesitemos en cada momento para el té, pollo, ensaladas, etc.

5- Cuando se te quema el arroz
Cuando se te haya quemado una parte del arroz, puedes poner dentro de la olla un trozo de pan o de cebolla y veras como absorve el mal olor al resto del arroz que esta bueno.

6- Pescado
Al cocinar pescado suele quedar un fuerte olor en la cocina. Para eliminarlo, pon a hervir un poco de vinagre en una cazuela y verás como desaparece enseguida.


7-Verdura hervida: 
No olvides echarla al agua cuando ésta esté ya caliente. Se acorta el tiempo de cocción y la pérdida de nutrientes en el agua. Una vez hervida prueba a introducirla en agua con hielo  para ‘sellarla’. 

8-Hacer cubitos de hielo más rápido:
 En vez de hacer los cubitos con el agua fría del grifo, hazlos con el agua caliente

9-Limpiar aceite usado: 
Si quieres reusar el aceite sin acumular olores innecesarios prueba a calentarlo en una cacerola a temperatura baja, añade un poco de jengibre en rodajas y deja que se haga durante 15 minutos.

10-Pan congelado: 
Si te ha sobrado pan, congélalo envolviéndolo en papel de aluminio. Un par de horas antes de consumirlo, sácalo a temperatura ambiente y luego introdúcelo dos o tres minutos en el horno.

Muffins italianos



No todos los muffins son dulces, aqui os traigo una receta que combina 2 sabores muy mediterraneos, los tomates cherry y la mozarella, deliciosos y muy fáciles.

Ingredientes: (12 unidades)
125g mozarella
100 g tomates confitados
250 g harina
2 y media cucharaditas de levadura
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 huevo
200 ml de leche
6o ml de aceite de oliva

Para decorar:
100 g de queso cremoso
1 tomate

Elaboración:
Precalentar el horno a 180º.
Hacer los tomates confitados, pelar y partir los tomates, freirlos en aceite a fuego lento.
Escurrir la mozzarella y cortarla en dados pequeños.

Mezclar la harina con la levadura en polvo, el bicarbonato, y la sal.
Añadir la mozzarella.


Echar los tomates confitados encima del queso y la harina.



Batir el huevo y añadir, remover hasta que los ingredientes secos se hayan humedecido.


Añadir la leche y el aceite, remover bien.



Poner la masa en los moldes de papel y colocarlos en un molde múltiple de muffins, cocer en el nivel medio del horno entre 20 y 25 minutos.



Dejar reposar 5 minutos antes de sacarlos del molde y dejarlos enfriar.

Batir el queso cremoso. Lavar el tomate, cortarle en cuadrados pequeños.


Para la presentación final metemos el queso en una manga pastelera y decoramos con el queso, y por encima de éste colocamos unos trozos de tomate.

Dificultad: media

Tiempo: 25 minutos horno

Más:
 

Crema de guisantes con aceite de albahaca



Esta es una versión de los clásicos guisantes con jamón, a veces los niños les cuesta mucho tomarse legumbres, si los hacemos así, triturados, seguramente se los comerán mejor, y también pueden echar unos "barquitos" de pan, yo recuerdo de pequeña como me gustaba echar trozos de pan en el puré.

Los guisantes, como casi todas las legumbres, aporta muchas fibras, minerales, azúcares, proteínas, e hidratos de carbono.

Lo ideal es consumir los guisantes tiernos y ligeramente hervido, ya que sino pierde la mitad de sus proteínas, gran parte de sus sales minerales y prácticamente todas sus vitaminas.

Su riqueza en fibra los hacen muy adecuados para regular los niveles de azúcar y colesterol en sangre. Estas propiedades son muy interesantes ante cualquier patología cardiovascular.





Ingredientes:
600 g guisantes
albahaca
media cebolla
1 litro de agua
jamón serrano
sal y aceite de oliva

Preparación:
Frie la cebolla en un poco de aceite. Hierve los guisantes en un litro de agua, déjalos hervir 8 minutos, trituralos con la batidora, añade la sal y la cebolla pochada.
Si la crema queda muy líquida puedes espesarla con puré de patata.

Haz el aceite de albahaca, mezclando aceite de oliva con albahaca, y tritura con la batidora.

Se sirve la crema con unas gotas del aceite de albahaca, y tambien podemos poner unos tacos de jamón serrano.



Este plato se puede servir en caliente o frío.

Dificultad: baja

Tiempo: 30 minutos
Más recetas: 

Fideuá marinera



El invento de la fideuá fue en parte casual en parte picaresco. Había un cocinero de un barco de pesca que hacía unas paellas buenísimas. El patrón era muy aficionado al arroz y al resto de marineros casi nunca les llegaba su ración de paella .
Tratando de buscar una solución al problema, el cocinero pensó en cambiar el arroz por los fideos para ver si al patrón le resultaba menos apetitoso.
El invento no funcionó, pero la fama del plato se extendió por los restaurantes del puerto y poco a poco de la zona, consagrándose como un plato característico e imprescindible.
Esta fideuá la ha preparado un hermano mío, Angel, por lo que todo el mérito hay que darselo a él, es la primera vez que lo hacía, y le quedó muy bien, estaba riquísima.
Las cantidades son orientativas, ya que eramos 15 personas, pero al final podíamos haber comido 20.

Ingredientes:
2 k. Fideos
3 litros de caldo de pescado
1 cebolla
3 dientes de ajo
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
2 pastillas de caldo de pescado
calamares
rape
almejas
mejillones
langostinos
gambas
tomate frito
azafrán

Elaboración:
Cocemos por separado los mejillones, los langostinos y las gambas, los pelamos y reservamos el caldo.
En este mismo caldo cocemos el rape. Reservamos.
Hacemos un sofrito en la paellera con cebolla, ajo, pimientos verdes y pimientos rojos.
Añadimos las 2 pastillas de caldo de pescado.

Echamos los calamares y esperamos que se doren un poco, añadimos el tomate frito y removemos, echamos el azafrán.
Vamos añadiendo, poco a poco, los fideos y los rehogamos.


Añadimos el caldo de cocer los mariscos.
Ponemos las almejas, y les damos unas vueltas para que se vayan abriendo.
Echamos todo el caldo, añadimos el pescado, removemos, dejamos que vaya reduciendo el caldo.

Si necesitamos más agua lo vamos añadiendo, cuando queden unos minutos echamos los langostinos, las gambas y los mejillones.
Los fideos deben cocer unos 7 u 8 minutos.


Igual que la paella podemos ir añadiendo caldo según nos guste mas caldosa o más seca.
Dificultad: media
Tiempo: cocción 10 minutos.
Más recetas:

Galletas "espiral bicolor" (sin huevo)



Acompañamiento más que tradicional para una rica taza de té, café o chocolate a la hora de la merienda, las pastas cuentan con un sinfín de variedades, colores, sabores, texturas...


Sin embargo, las más clásicas y simples (y no por ello menos sabrosas) son las típicas pastas de mantequilla que hoy las vamos a preparar de forma casera en tan sólo unos sencillos pasos y nada mas 3 ingredientes. Me apetecia darles una forma especial y he elegido hacerlas en forma espiral bicolor y aromatizarlas con vainilla y chocolate, pero no es necesario.


Ingredientes:
Masa de galletas:
225g de harina
125g de azúcar
150g de mantequilla
1 cucharada de cacao en polvo
1 cucharada de azucar avainillado

Elaboración:
Poner en un cuenco la harina tamizada, añadir la mantequilla troceada y amasar con las manos hasta que tenga la consistencia de masa.Añadir el azúcar y seguir amasando hasta obtener una masa firme.



Separar la masa en 2 y añadir el cacao a una y el azucar avainillado a la otra.



Extender las masas con ayuda de un rodillo en una superficie enharinada.



Cortamos las 2 masas en forma rectangular del mismo tamaño y ponemos una encima de la otra. 



Enrollamos sobre si misma hasta formar un rollo y vamos cortando en rebanadas.



Disponer las pastas en una bandeja de horno e introducirla (con el horno previamente precalentado) a 180° de 15 a 20 minutos, hasta que se doren. Si quieres conocer algo más sobre los utensilios necesarios para hacer galletas en casa puedes verlo aqui.



Las dejamos enfriar y las guardamos en una caja de lata hasta que las queramos tomar.


Ideal para un desayuno o merienda.




Dificultad: media
Tiempo: 20 minutos


Más recetas:
Blogging tips