} -->

Cerezas o picotas confitadas



El otro día estaba en la frutería, llegó una persona y quería cerezas, pero no sabía cual era la diferencia entre cerezas y picotas. En realidad son bastantes, entre ellas: las picotas son una variedad de las cerezas, las picotas no tienen rabito, se recogen cuando están maduras se recogen a mano, su color también es distinto (rojo oscuro), y las auténticas picotas del Jerte son un poco más pequeñas,  llevan el sello de calidad del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte, y son muy dulces.



Las cerezas de calidad y cultivo tradicional, como las del Valle del Jerte, tienen un importante contenido de oligoelementos: hierro, calcio, fósforo, azufre, y sobre todo potasio, así como zinc, cobre, magnesio o cobalto. Estos componentes confieren a las cerezas propiedades remineralizantes y tonificantes para el organismo.

Las Cerezas y Picotas del Jerte son frutas pequeñas, perfectas para incorporar en la dieta de los niños puesto que son un alimento fácil de comer en cualquier sitio, esto les permite llevarlas al colegio, al parque o a la calle para merendar o almorzar sin necesidad de cubiertos como sí requieren otras frutas. Al mismo tiempo constituyen un sustituto saludable de la bollería en la merienda y de la típica manzana o pera que los niños pueden comer durante todo el año.






Ingredientes: 
1/2  kilo de picotas  del Jerte
450 ml. de agua, 
500 gr. de azúcar
Preparación: 
Os dejo mis trucos para deshuesar las cerezas en este video:


No olvidéis suscribiros al canal: 

Primeramente limpiamos las picotas y las metemos un par de minutos en agua hirviendo. Las dejamos enfriar, cambiando el agua, y escurrimos inmediatamente, con mucho cuidado les quitamos el hueso. Podemos usar un deshuesador específico o como hago yo con un boli bic. Las dejamos escurrir sobre un paño.



Mezclamos el agua y el azúcar y lo ponemos a fuego lento hasta conseguir un almíbar espeso, a punto de hilo o hebra. Más o menos nos quedaremos con un litro de almíbar. Cuando el almíbar esté en su punto, le agregamos las cerezas y las dejamos cocer unos 8 minutos.

Entonces, retiramos del fuego, y pasamos las cerezas con el almíbar en tarros de cristal previamente esterilizados. 


Conservamos los tarros en un lugar limpio, seco, fresco, alejado de fuentes de luz y calor.

Con estas cerezas podemos hacer muchos postres, como la tarta selva negra, tarta con merengue, cheesecake, strudel, o el helado de selva negra (receta aqui) y la semana que viene vereis alguna más!



Tiempo: 30 minutos
Dificultad: baja
Más recetas:

6 comentarios:

  1. Que ricas, así luego las tienes para cuando las necesites, para elaboraciones o decoración. Me encanta. besos

    ResponderEliminar
  2. Muy buena receta pues veo que han conservado su color, cosa que es muy importante.
    Besos hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2016/07/la-ergonomia-en-la-cocina.html

    ResponderEliminar
  3. Una idea estupenda para comerlas solas o decorando una tarta
    Muchos besitos Carmen y nos vemos en septiembre¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. ¡Que buena idea Carmen! Las voy a preparar en estos días.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Fabulosas esas picotas, me parece ideal para tener botes en el armario y poder disfrutar de ellas durante el año ,para muchos postres,besos

    ResponderEliminar
  6. Carmen, he preparado tu receta y la he publicado. Me han quedado un poco arrugadas, pero están buenísimas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Bienvenido a mi blog, Me encanta ver vuestros comentarios y sugerencias. Si tienes alguna pregunta, te contestaré. Gracias por tu visita!

Blogging tips