} -->

Yogur de chufa



Si os gusta la horchata tanto como a mi, no os conformareis tomandola solo en verano, por lo que la utilizo en muchas recetas. Hoy por ejemplo vamos a probar yogures de chufa. Cuando los vi aqui me parecieron muy originales y aunque encontrar chufas no me fue mi fácil, por fin he conseguido hacerlos en casa y son una grata sorpresa. 



El cultivo de la chufa (Cyperus esculentus, llamada comúnmente «juncia avellanada») fue introducido en la actual Comunidad Valenciana durante la dominación musulmana en el siglo VIII aunque no fue hasta el siglo XIII cuando su cultivo se generalizó apareciendo en ese momento las primeras referencias a una bebida elaborada con este tubérculo, la leche de chufas, antecesora de la actual horchata.
Además de por su sabor, el éxito de la chufa se debe a que posee propiedades digestivas muy saludables por su alto contenido en almidón y aminoácidos y su aportación de macro y micronutrientes para el organismo. Es es rica en minerales; entre ellos, el fósforo, el magnesio, potasio, calcio y el hierro, además de grasas insaturadas y proteínas, bajo en sodio, y contribuye a disminuir el colesterol y los triglicéridos, por su alto indice de ácido oleico. 




Ingredientes:
100 gr de chufa
1 litro de leche
1 yogur natural
4 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de leche el polvo
Si necesitas calcular las proporciones o sustituir algún ingredientes tienes más información aqui

Elaboración:
Primero picamos las chufas con la thermomix o una picadora. Ponemos a hervir la leche con las chufas y luego dejamos reposar unas cuantas horas (4-5) hasta que se enfrire del todo y lo colamos.

Lo mezclamos con el azúcar, la leche en polvo y el yogur removiendo hasta obtener una mezcla homogénea  Lo metemos en la yogurtera y lo dejamos allí unas 8-12 horas (cuanto más mejor) para que trabajen las bacterias y luego otras 3-4 horas en la nevera para que acabe de fermentar.

Si no tenéis yogurtera podéis calentar la leche a 90º, luego la quitamos del fuego, y esperamos que se enfríe a 45º, la leche tiene que estar caliente, pero no tanto que mate las bacterias del yogur, esto puede tardar media hora. Cuando alcance esa temperatura echamos una cucharada de yogur, lo removemos bien, y lo dejamos unas 4 horas. Durante este tiempo los fermentos del yogur harán su trabajo. Una vez que han pasado las 4 horas, lo abrimos, escurrimos con cuidado parte del suero (con un colador fino), y removemos un poco con una cuchara para que quede homogéneo.




Más recetas de yogur casero:

5 comentarios:

  1. OHH que rico tiene que estar, con sabor a chufa, me gusta.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Montse me gusta probar nuevos sabores con los yogures, gracias.
      besos,

      Eliminar
  2. Uy de chufa, tiene que ser una delicia y muy cremosa además.

    besos

    ResponderEliminar
  3. Seguro esta de muerte relentaaaaaaaaaaa , me encantarian estos yogures tengo que hacerme con las chufas y ponerme a ellos.
    Bicos mil y feliz domingo de Pascua wapa.

    ResponderEliminar

Bienvenido a mi blog, Me encanta ver vuestros comentarios y sugerencias. Si tienes alguna pregunta, te contestaré. Gracias por tu visita!

Blogging tips