} -->




Esta receta es muy practica porque se conserva en la nevera, y puede estar varios días, cuanto más tiempo lo dejes mejor estará. Yo lo he hecho con bonito, aunque puede utilizarse otras carnes de base. La temporada de bonito es en verano, y también lo podemos encontrar congelado.

Diferencias que hay entre bonito y atún:
La primera diferencia entre ambos es el peso: Mientras un bonito del norte puede pesar hasta 20 kilos, el atún rojo puede superar los 250 kilos. El bonito a secas es pequeño, unos 86 centímetros y se pesca en el mediterráneo. La carne del bonito en crudo es ligeramente sonrosada y cuando se cocina se vuelve blanca. La carne del atún rojo parece tan roja como la de vaca y cuando se cocina mantiene su color oscuro. Los más cotizados son el atún rojo y el atún blanco o bonito del norte.


Ingredientes:

1 rodaja de bonito  1 Kg. aproximadamente,
1 vaso de aceite,
1 vaso de vinagre de vino blanco,
 unos granos de pimienta  Carmencita
1 hoja de laurel y sal.
1 vaso de caldo de pescado
1 cebolla


Elaboración:
Ponemos en una cazuela el aceite, el vinagre, la cebolla partida, el laurel,el caldo de pescado,  los granos de pimienta y la sal.
Cuando empiece a hervir lo dejamos unos 10 minutos.


Después introducimos el bonito.


Cuando empiece a hervir apagamos el fuego, para que quede más jugoso no lo dejamos hervir mucho tiempo, y lo dejamos enfriar.


Cuando ya esté frío lo metemos en la nevera, se conserva varios días.





Dificultad: baja

Tiempo: 30 minutos

No sé si os habréis fijado en la barra de menú, arriba a la derecha, hay dos nuevos apartados, uno es "Compartiendo", donde quiero recoger todas vuestras versiones de mis recetas, y "Gastroaventuras", una nueva sección donde os iré contando los eventos, quedadas, presentaciones, talleres y actos relacionados con la gastronomía.
De momento está en pruebas, espero vuestras ideas y comentarios.
Más recetas:

La receta de hoy tenía que ser algo distinto, aunque este jamón lo podemos tomar simplemente con un poquito de pan y una cerveza.


El relleno de estos rollitos es una idea original, y espero que os guste.



Ingredientes:
Lonchas de jamón de jabugo Maximilian Jabugo
2 cebollitas francesas
unos ajetes tiernos
1 pimiento verde
2 cucharadas de vino Ribera





 Elaboración:
Partímos las verduras, cebollitas, ajetes y pimientos. Yo siempre las parto primero a mano con el cuchillo y luego para que queden los trozos más pequeños uso la picadora manual.



Ponemos en una sartén un poco de aceite y pochamos todas las verduras, añadimos un poco de sal, y las dejamos hacer, a fuego lento.


Rellenamos los rollitos de jamón con las verduras, y adornamos con un tomate cherry.





Dificultad: baja

Tiempo: 20 minutos
En esta receta he utilizado:


En la cuna del mejor jamón del mundo,  Jabugo , están los secaderos de Maximiliano Jabugo, desde 1900 ha combinado las condiciones climáticas y naturales con la tradición artesanal transmitida de generación en generación.
Triple Equis es uno de los mejores jamones en su punto optimo de curación y reservados para su corte a mano, y envasado al vacío para su máxima comodidad.

Desde aquí, quiero agradecer a la empresa Maximiliano Jabugo por enviarme este detalle, y al mismo tiempo os animo a que paseis por su página web, ahora ofrecen un montón de promociones, de cara a las fiestas de Navidad.




Seguramente todos habréis probado alguna vez este sándwich  así que yo he decidido probar mi propia versión para poder disfrutarlo también en casa. Un club sandwich, denominado también clubhouse sandwich, es un tipo de sándwich servido frecuentemente con doble piso y cortado en cuatro partes, para su elaboración se requiere tres (en lugar de dos) rebanadas de pan tostado.



 Los ingredientes tradicionales de un sándwich club son: carne de pavopancetaqueso en rebanadas, hojas de lechuga bien picadas, tomate en rebanadas, y mayonesa servida en una tostada. Las variantes de este sándwich pueden sustituir el pavo por unas pechugas de pollo a la plancha o unos trozos de ternera asada e incluso posiblemente jamón en lugar del panceta. Los Club sándwiches pueden tener una salsa denominada "secreta" y que puede ser específica del local que los sirve.



Parece que apareció por primera vez en 1894 en el famoso Saratoga Club-House (en Saratoga Springs, Nueva York ), un famoso club de póquer, y que mejor que un sándwich cortado en cuatro bocados y sostenidos por palitos de cóctel que permitían su fácil manipulación y bajo riesgo de desarmar los ingredientes. La receta más antigua para el sándwich club se publicó en el libro del cocinero de Good Housekeeping Todos los días , de Isabel Gordon Curtis en 1903. 1904 él Feria Mundial en St. Louis ayudó ayuda popularizó el sándwich club con cuatro de los restaurantes, incluyendo su versión sobre los menús.

Ingredientes:
Pan en tostadas (en mi caso pan de avena, pero eso es al gusto)
jamon york
pechugas de pavo o pollo
queso mozarella en lonchas
mantequilla
lechuga
tomate
mayonesa
(las cantidades dependen del número de sandwich que deseemos preparar y la importancia que queramos dar a cada ingrediente)


Elaboración:
Partimos una rebanada de pan por la mitad y la tostamos vuelta y vuelta. Esta será la que utilizaremos para el centro, y por eso la queremos más fina.


Untamos de mantequilla las demás y las doramos en la plancha. Por otro lado preparamos la pechuga en trozos pequeños y la hacemos a la plancha.



Ahora ya podemos empezar a montar el sandwich:

Primero ponemos una rebanada de pan, la cubrimos con el jamón y luego el queso.

Entonces ponemos la otra rebanada de pan y la cubrimos con la pechuga de pollo o pavo. A continuación colocamos la lechuga con el tomate cortado en trozos pequeños y mezclado con un poco de mayonesa para que resulte más sabroso, y ya podemos taparlo todo.


Se recomienda cortarlo por la mitad y poner dos palillos para que no se desmonte mientras lo comemos.


Como ya he dicho podemos utilizar carne de pavo o pollo según nos guste una u otras por el sabor o lo tierna que resulte. Yo suelo preferir el pavo porque es más fácil de cortar en lonchas finas y resulta más light. Además podremos sustituir el jamón con bacón, lo que resultaría más sabroso pero también más grasiento. Vamos, que como todo sandwich admite un sinfín de combinaciones.



Dificultad: baja
Tiempo de elaboración: 30-40 minutos

Más:
 

Hace unos días me propusieron hacer una receta con la leche evaporada Ideal. Estuve  revisando algunas recetas, dudando entre una dulce o salada, y al final pensé en hacer algo salado.

Ingredientes:
8 solomillos de pechuga de pollo
 leche evaporada Ideal
100 g de almendras picadas
1 vasito de vino de guisar o coñac


Elaboración:

Cortamos la pechuga de pollo en trozos pequeños.
Sazonamos el pollo, y lo doramos en aceite, vamos friéndolo solo un poco, porque luego lo dejaremos cocer con la salsa. Reservamos. 



En el mismo aceite del pollo,  tostamos  un poco las almendras, que las habremos picado un poco, añadimos el vino, removemos.



Poco a poco, vamos echando  la leche evaporada, y continuamos moviendo, hasta que podamos ver como la salsa va quedando más cremosa.



Vamos añadiendo las pechugas y lo dejamos cocer, a fuego suave, hasta que esté tierno el pollo.


Servimos la pechuga con un poco de salsa por encima y mientras esté aun caliente. Este plato vale también para los que preparáis la comida con antelación y la congeláis u os la lleváis en tupper.




En esta receta he utilizado:

Me gustan mucho las salsas que llevan nata, pero al final siempre pienso que llevan mucha grasa. Esto ya no es un problema, porque la podemos sustituir con la leche evaporada, y el resultado presentará la misma cremosidad que la nata pero muchas menos calorías, puesto que solo tiene un 6% de materia grasa.
Otra cosa que también me ha gustado mucho es su nuevo envase, mucho más práctico, y además lleva una tapa para poder conservarlo mejor durante más tiempo.
Esta salsa la podemos emplear también con pescados y otras carnes, o en platos de pasta.
Ideal, se trata de leche evaporada para cremas y salsas, más cremosa que la leche pero más ligera que la nata. Es un producto nuevo, que viene a sustituir de manera sana y ligera a la nata para cocinar tradicional. 
Otras recetas de pollo:


Estamos acostumbrados a tartas muy golosas pero con mucho colesterol y calorias. Esta versión está muy buena y resulta algo más sana porque la masa tiene avena (con alto contenido en fibra) y aceite en lugar de mantequilla (más bajo en colesterol), pero además es apta para todos pues incluye nata sin lactosa y harina sin gluten. He de decir que resulta deliciosa pues combina una masa crujiente con chocolate y el intenso sabor de la frambuesa.


Si os apetece disfrutar de esta tarta también en invierno, podéis combinarla con mermelada de naranja y trocitos de naranja confitada:

Ingredientes:
Para la masa brisa:
150 gr de avena
250 gr de agua
90 gr de harina integral de maiz int-salim
60 gr de aceite
una pizca de sal

Para el relleno:
150 gr de frambuesas naturales
150 gr de mermelada de frambuesas
1 sobre de gelatina neutra

Para la cobertura:
200 ml de nata sin lactosa
200 gr de chocolate para reposteria
50 ml de margarina vegetal

Elaboración:
Primero hacemos la masa:
Calentar el agua con la avena y remover hasta que se endurezca. Añadir el aceite, la sal y la harina y mezclar hasta obtener una bola que no se pegue a las manos.
Pulverizar con el spray desmoldante en el molde y colocar la masa. A mi me ha dado para dos moldes circulares, uno de 30 cm de diametro y otro de 15, de los de forma de quiche.
Cocinarla en un horno precalentado a 180º durante 30 minutos. Sacarlo y dejarlo enfriar unos minutos.

Para el relleno:
Mientras tanto verter en un molde la nata sin lactosa y el chocolate, removiendo hasta que todo quede bien integrado.

Entonces podemos empezar a montarlo:
Primero ponemos una capa de mermelada que previamente habremos calentado y unido a un sobre de gelatina neutra y lo metemos en el congelador.


Después colocamos las frambuesas de manera uniforme y reservamos unas pocas para decorar.


Al final colocamos la capa de chocolate que abremos fundido junto a la nata y la margarina , con cuidado para que quede todo bien cubierto.


Ahora solo nos queda esperar un par de horas para que se compacte. Para servirlo colocamos las frambuesas que teniamos reservado para decorar y ya podemos empezar a disfrutarlo.


Versión 2.0 con base abizcochada y naranja confitada:

En la versión invernal de la tarta he utilizado mermelada de naranja y he reforzado la base de la tarta con unas tiras de bizcocho por debajo de la mermelada, para que quede como las galletas pim´s. Así resultará más blandito y se empapa de sabor. Además he decorado con naranja confitada.
Aqui teneis fotos del paso a paso, los ingredientes son los mismos:



 La elección es vuestra!
Dificultad; media

Tiempo: 40 minutos

En resumen:


En esta receta he utilizado:
Gracias a Int-salim he podido probar una serie de productos dietéticos y ecológicos que se adaptan a todo tipo de consumidores para conseguir una mejor calidad de vida. Desde hace más de 15 años están innovando para poder ofrecer un cada vez más amplio de productos.

Si quieres saber más sobre el chocolate, visita este post sobre los Museos del chocolate en españa.

Más recetas en:
Blogging tips