} -->

Aromas caseros para tus recetas



Si me dieran un euro por cada página vista del blog... ya tendría un millón!! Pero no os preocupeis que no voy a convertirlo en un blog de pago, me conformo con que de vez en cuando os paseis por aqui y me dejeis un comentario o me mandeis una foto cuando probeis mis recetas. Muchiiiiisimas gracias!!


Para celebrarlo no os traigo una receta habitual, pero creo que os puede resultar muy útil, pues es una manera fácil de dar un toque especial a tus recetas. No siempre es fácil encontrar diversos tipos de esencias y aromas, y haciéndolas en casa os aseguráis que el sabor no será artificial, además de que os salen por lo general bastante baratos y cunden muchísimo.

Ingredientes:
Para conseguir mayor intensidad del aroma y sabor, hay que utilizar alcohol de sabor neutro pues las moléculas aromáticas son más solubles en alcohol que en agua (por eso se utiliza en muchos guisos y asados).  Lo ideal sería utilizar un alcohol neutro, pero como no es fácil de encontrar podéis utilizar vodka, o también brandy o ron blanco. No os preocupéis porque el alcohol se evapora en su mayoría. Se aconseja etiquetar el bote con la fecha para controlar el tiempo de reposo.

Elaboración:

Aroma de cítricos: naranja, limón, mandarina, lima...
Pelar el cítrico quitando todo lo posible la parte blanca (que es lo que amarga). 
Meter la piel en el envase escogido y el vodka (tiene que ser uno que se cierre herméticamente). Calcula aproximadamente media naranja para 200 ml de vodka, pero depende de lo intenso que lo queramos.
Cierras y lo dejas en un lugar seco y oscuro. cuando más tiempo reposa, más se asentará el sabor.
Las primeras 4-6 semanas deberías agitar el frasco al menos una vez a la semana.
A partir de entonces puedes ir probando hasta ver que queda como quieres.

Aroma de vainilla o canela:
En un recipiente metes 200 ml de vodka y 2 vainas de vainilla (o rama de canela), rasgando un poco el centro de cada vaina para que salga bien el sabor.
Cierras y lo dejas en un lugar seco y oscuro. cuando más tiempo reposa, más se asentará el sabor.
Las primeras 4-6 semanas deberías agitar el frasco al menos una vez a la semana.
A partir de entonces puedes ir probando hasta ver que queda como quieres.







Aroma de almendra, avellana, cafe, guinda, granada, frambuesa...
Echamos en el recipiente las almendras o avellanas tostadas o los granos de cafe machacados, o la fruta y el vodka (1 taza de frutos por una taza de vodka).
Cierras y lo dejas en un lugar seco y oscuro. cuando más tiempo reposa, más se asentará el sabor.
Las primeras 4-6 semanas deberías agitar el frasco al menos una vez a la semana.
A partir de entonces puedes ir probando hasta ver que queda como quieres.

Aroma de caramelos de violeta:
Echamos en el recipiente los caramelos y vodka hasta cubrirlos justo por encima.
Cierras y lo dejas en un lugar seco y oscuro. cuando más tiempo reposa, más se asentará el sabor.
Las primeras 4-6 semanas deberías agitar el frasco al menos una vez a la semana.
A partir de entonces puedes ir probando hasta ver que queda como quieres.

Aroma de menta, hierbabuena, lavanda...
Echamos en el recipiente unas cuantas hojas de la planta o flor y vodka (aprox. 70 gr de hojas por cada 200 ml de vodka)
Cierras y lo dejas en un lugar seco y oscuro. cuando más tiempo reposa, más se asentará el sabor.
Las primeras 4-6 semanas deberías agitar el frasco al menos una vez a la semana.
A partir de entonces puedes ir probando hasta ver que queda como quieres.

Tiempo: 2-3 meses
Dificultad: baja

Contadme y lo probáis y si se os ocurren nuevas mezclas.

Crema de calabaza y mandarina.



Estos días que hace más fresco nos apetece más tomar platos calientes, podemos combinar verduras y frutas, como veis hice las fotos cuando todavía estaba un poco caliente la crema y los vasos se empañaron un poco.
El otro día comentando a mi frutera que iba a hacer crema de calabaza me contó que ella siempre le añadía una patata y así quedaba un poco más espesa, y así he seguido su consejo.



Solomillo con salsa de nata y nueces



El solomillo es una de las carnes que puedes añadirle cualquier salsa y siempre queda buenísimo.
Queda muy jugoso, siempre que no lo cocines mucho, además esta vez lo hice en la cazuela con salsa, y queda menos seco que en el horno. 
Los solomillos de cerdo no suelen ser muy grandes, de todas formas casi siempre los parto por la mitad para que así me entren mejor en la cazuela.
Esta receta me la dió una amiga, y la verdad es que queda muy jugosos


Ingredientes:
1 solomillo grande o 2 pequeños
200 ml de nata de cocinar
1/2 vaso pequeño de vino de guisar
Un puñado de nueces.

Elaboración:
Primero sellamos bien la carne en una cazuela con un poco de aceite, y a fuego fuerte,  hasta que esté un poco dorada, y no esté hecha por dentro.
Es conveniente siempre cuando vamos a cocinar carne sellarla bien, que forme como una costra  para que los jugos no se escapen. Si en vez de fuego fuerte ponemos el fuego bajo veremos como empieza a aparecer agua y la carne se hierve, entonces es cuando queda seca.


Añadimos el vino, más o menos medio vaso pequeño.


Y luego vamos echando la nata líquida,  y la sal.


Dejamos cocer los solomillos hasta que la carne esté hecha, pero tampoco mucho para que quede más jugosa, y casi al final añadimos las nueces.
Si la salsa nos ha quedado muy líquida sacamos el solomillo y la dejamos reducir un poco.


La carne se parte mejor cuando está fría, luego calentamos un poco la salsa.

Dificultad: baja
Más recetas:

Milhojas de mandarina, nata y arándanos.



Estos días que tenemos un tiempo tan lluvioso y frío tenemos que tomar mucha vitamina C, y la podemos encontrar en las mandarinas y los frutos rojos.

En casa hemos ido pasando el catarro de unos a otros, al final, los cinco hemos ido cayendo, por eso os recomiendo tomar mucha fruta y alimentos para prevenir estos catarros

Las mandarinas tienen muchas propiedades, entre ellas está el ácido citrico que ayuda a quemar grasa.
Hay 4 variedades básicas de mandarinas: satsumas, clementinas, clemenvillas e híbridos. La receta de hoy lleva Clemenvillas, tienen más zumo, un sabor menos dulce, y su cáscara es mas fina.


Recopilatorio de recetas de yogur casero



El yogur es el resultado de la fermentación de la leche mediante dos bacterias: el lactobacillus bulgaricus y el spreptococcus thermophillus, que encontramos en un yogur natural o en sobres (fermentos para yogur) que podemos comprar en centros especializados.

Lo normal es hacerlo con yogurtera, aqui os explico que es y como usarla, si bien lo cierto es que para hacer yogurt no es imprescindible.

Estas son las recetas que he probado y publicado en el blog:
moras
arándanos
coulis de frambuesa
cafe
te verde
turrón
naranja
speculoos
galleta
violeta
de nube o de regaliz
licor de piruleta
dulce de leche
tarta de queso
mango
chufa
Procedimiento básico:

Ingredientes de la mezcla base:
600 ml de leche
1 yogur natural
2 cucharadas de leche en polvo 
50 gr de azúcar

Elaboración:
 Mezclamos la leche y el yogur, y vamos añadiendo el resto de ingredientes poco a poco, removiendo hasta obtener una mezcla homogénea Lo metemos en la yogurtera y lo dejamos allí unas 8-12 horas (cuanto más mejor) para que trabajen las bacterias y luego otras 3-4 horas en la nevera para que acabe de fermentar.


 Si no tenéis yogurtera podéis calentar la leche a 90º, luego la quitamos del fuego, y esperamos que se enfríe a 45º, la leche tiene que estar caliente, pero no tanto que mate las bacterias del yogur, esto puede tardar media hora. Cuando alcance esa temperatura echamos una cucharada de yogur, lo removemos bien, y lo dejamos unas 4 horas. Durante este tiempo los fermentos del yogur harán su trabajo. Una vez que han pasado las 4 horas, lo abrimos, escurrimos con cuidado parte del suero (con un colador fino), y removemos un poco con una cuchara para que quede homogéneo.

Otras recetas:

Yogur de lacasitos:
 ponemos 6-8 lacasitos en el fondo del vaso, agregamos la mezcla base, esperamos a que se deshaga y removemos bien para que el color se disuelva bien. Lo metemos en la yogurtera y seguimos como habitualmente.
Esta receta la vi en "Kanela y limón"
Yogur de caramelos Werter:
Como el yogur de caramelos de violeta
Yogur de miel y nueces:
Echamos miel en el fondo, y agregamos nueces troceadas en la mezcla base.
Yogur de nocilla o crema de cacahuete:
 Agregamos a la leche caliente la crema y removemos hasta que se disuelva. Esperamos a que se enfrie y agregamos el resto de ingredientes.
Yogures con siropes y esencias.
Agregamos mezcla base la esencia o aroma y removemos hasta que se disuelva.

¿Cual es tu preferida? ¿Cual me recomendarías?

Puedes ver más recopilatorios de recetas aqui

Pizza de jamón y queso con masa casera


Cuando os hablo de mis viernes de empanada. muchos me contáis que en vuestra casa son viernes de pizza. Yo también lo hago a menudo, aunque no había publicado aún la receta. Hay millones de variedades de masa y de condimento, os cuanto como la hago yo.


Es muy posible que la pizza tuviera su origen en la antigua Grecia donde ya se consumían una especia de panes elaborados con algún condimento encima. Un paso muy importante en su evolución se produjo con la llegada de América del tomate y más tarde el queso, gracias a la reina Margarita de Saboya. Se dice que había oído hablar de esa “comida de plebe “ y envió al panadero Rafaele Espósito, de la pizzería “ Pietro il pizzaiolo” la real orden de prepararle una pizza. El panadero quiso engalanar esta pizza con los colores de Italia y agregó al rojo del tomate y al verde de la albahaca, el blanco del queso mozzarella. Desde entonces ha tenido mucho éxito ya han surgido millones de variedades, sobretodo en la zona mediterranea, como la coca o la focaccia. 


Ingredientes:
Para la masa:
1 kilo de harina
medio litro de agua
20 gr de aceite de oliva
5 gr de levadura seca de panadero
pizca de sal

Para el relleno:
taquitos de jamón
queso rallado
tomate
cebolla

Elaboración:
Primero mezclamos los ingredientes sólidos y luego añadimos poco a poco el resto.


Amasamos hasta que quede una mezcla homogenea y dejamos reposar hasta que doble su tamaño (aproximadamente una hora y media).


Repartimos la masa en 4-6 bolitas y extendemos con un rodillo hasta darle forma redonda.


Extendemos la base de tomate.


Vamos colocando por encima los ingredientes: jamón, salami, bacon,chorizo...


Terminamos con queso rallado y especias al gusto por encima.


Lo metemos en el horno a 180º durante unos 30-40 minutos (depende del tamaño).


Servimos bien calentita.


También podéis probar para la masa las recetas que use para focaccia, otra con patata, o con cerveza y maicena.

Más recetas:
Blogging tips