} -->

Revuelto de morcilla y piñones




La morcilla (moronga en México y en Centroamérica, prieta en Chile) es un embutido a base de sangre (en su mayoría de cerdo) coagulada, de color semi-oscuro característico. Es un alimento que puede encontrarse en muchos países y del que existen muchas variedades. Su elaboración ha estado desde siempre íntimamente unida a la matanza del cerdo, rara vez a otros animales, como pueda ser la vaca o caballoLa palabra morcilla es original de la Península Ibérica, y procede del céltico mukorno que significaba 'muñón' mezclada con el significado del vasco mukurra, 'objeto abultado y disforme'.


Según el filósofo griego Platón (Mithaïcos, 428 a. C.), la morcilla fue inventada por el griego Aftónitas. Aparece una mención a la morcilla en la Odisea de Homero. La primera descripción escrita a este tipo de embutido en la cocina española proviene de Rupert de Nola en su traducción castellana (Toledo 1525). Su versión mas conocida, la morcilla de arroz o de Burgos, es reciente, apenas doscientos años, porque el arroz, cultivo prohibido en Valencia desde finales del s. XIV hasta mediado el XVIII, sólo llegó desde entonces abundante y barato a Castilla con el desarrollo de la arriería. 


La morcilla es un alimento de elevado valor calórico. El contenido en proteína y grasa procede mayoritariamente de sus ingredientes de origen animal (manteca y sangre de cerdo) aunque también contribuyan, en bastante menor proporción, los ingredientes vegetales. El contenido glucídico, procede de los componentes vegetales (arroz y cebolla). La combinación de las materias primas, de origen animal y vegetal, permite obtener una complementariedad proteica consiguiendo así un aporte adecuado de aminoácidos esenciales para el organismo humano, es decir, una proteína de mejor calidad. Puede tomarse sola, en tapas y tostas, o como yo he elegido, en un revuelto. La verdad es que por su peculiar elaboración, es una cosa que amas u odias.



Ingredientes:
morcilla
2 huevos
1 cucharada de piñones
1 cebolla pequeña


Elaboración:
Hacemos un sofrito con la cebolla y la morcilla. Cuando empiecen a hacerse,  añadimos los huevos.


Para emplatar he utilizado un cortapasas grande, unos piñones y cebollino.


Parece un plato de esos de cocina fusión, cuando está hecho con ingredientes tradicionales.


6 comentarios:

  1. Carmen me encanta y a mi Paco mucho más... Mira esto si puedes.
    http://fotos-sant60.blogspot.com.es/2013/08/como-la-vida-mismael-caso-es-que-ha.html

    ResponderEliminar
  2. que forma mas rica de comer morcilla
    http://senoritamandarina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la morcilla, y si además le has puesto piñones has dado en el clavo. Sublime...
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ja,ja,ja!! una presentación muy original y esas morcillitas tienen que estar para untar pan!!
    Un besete y Feliz semana!!

    ResponderEliminar
  5. Hoy compartimos nombre de receta aunque la mia es una receta murciana, me encanta la morcilla y esta tiene una pinta estupenda! un besote

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la receta que se ve rica rica,tiene pinta de estar para chuparse los dedos.

    Saludos

    ResponderEliminar

Bienvenido a mi blog, Me encanta ver vuestros comentarios y sugerencias. Si tienes alguna pregunta, te contestaré. Gracias por tu visita!

Blogging tips