.feed-links { display: none !important; } } -->
Mostrando entradas con la etiqueta sin gluten. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta sin gluten. Mostrar todas las entradas

La cocina requiere ante todo tiempo, paciencia y mimo. Aún así hay veces que te apetece hacer cosas más complicadas, y otras muy sencillas. Esas veces en que no queremos usar mucho cachivache o tenemos prisa, triunfan el bizcocho de yogur (receta aqui) y la bizcotaza (receta aqui). Hoy vengo con otra receta que es igual de sencilla, pues las medidas van en cucharadas. Esta receta se la debo a Mónica de Las recetas de la glutoniana y es la forma perfecta de culminar esta semana dedicada a recetas sin gluten. Podéis hacerla también con harina de trigo si no sois celiacos.


Ingredientes:
3 huevos
9 cucharadas de azúcar
9 cucharadas de aceite de girasol
9 cucharadas de harina sin gluten (yo he mezclado harina de arroz y maicena)
1 cucharada de levadura en polvo para postres, sin gluten (o bicarbonato)
2 manzanas
Para decorar: azúcar mezclado con canela
Si necesitas calcular las proporciones o sustituir algún ingredientes tienes más información aqui

Elaboración:
Para que quede esponjoso vamos a separar las yemas de las claras y montamos las claras por separado, y luego espumamos las yemas con el azúcar. Si no queréis complicaros podéis espumar el huevo entero con el azúcar directamente batiéndolo 2-3 minutos.

Añadir el aceite y 1 manzana rallada y mezclar bien. A continuación agregar la harina poco a poco.


Por último cortamos la manzana que queda en gajos. Vertemos la masa en un molde cuadrado de 20x20 cm (como los de brownie) y decorar con los gajos de manzana y un poco de azúcar y canela.


Cocer en el horno precalentado a 180º C unos 35 minutos hasta que se dore y quede bien hecho por dentro. 



Dejamos enfriar y listo.


Espero que os haya gustado, en el blog tenéis más recetas sin gluten, sin huevo, sin lactosa y sin azúcar y si queréis ver alguna en especial, espero vuestras sugerencias.

Recordad que si queréis preparar esta receta para intolerantes debéis comprobar el etiquetado de los productos y lavar bien todos los utensilios para evitar la contaminación cruzada.

Más recetas de:
  


Los emparedados son una alternativa a los clásicos sandwich de jamón y queso. Como van empapados en leche y luego pasados por huevo, son mucho más esponjosos. Podéis utilizar el pan que más os guste, yo además he aprovechado a usar un pan de ProCeli, es sin gluten, sin trigo, sin soja y sin frutos secos, aprovechando que estamos celebrando el el blog la semana de #mayoceliaco. Recién hechos con el queso derretido están buenísimos, pero también los podéis tomar fríos para una cena o un aperitivo.


Ingredientes:
  • Pan ( el mio sin gluten ProCeli)
  • queso en lonchas
  • jamón cocido
  • 1 huevo
  • leche
  • aceite de oliva


Elaboración:
Colocamos una rebanada de pan, una loncha de jamón cocido y otra rebanada de pan.


Pasamos cada emparedado por leche, en las dos caras, y a continuación por huevo batido.


Ponemos en una sartén aceite, y cuando esté caliente lo freímos hasta que esté dorado.

Lo podemos acompañar con una ensalada clásica mixta de lechuga y tomate.


Dificultad: baja

Tiempo: 30 minutos

Recordad que si queréis preparar esta receta para intolerantes debeis comprobar el etiquetado de los productos y lavar bien todos los utensilios para evitar la contaminación cruzada.

Hoy os traigo una nueva receta de masa casera de empanadillas, con la particularidad de que es sin gluten y lleva queso dentro de la masa. Hay un montón de posibles rellenos que permite adaptarlo según tus gustos y necesidades, y luego puedes hacerlas en la freidora o en la sartén. 

Esta semana estamos celebrando el #mayoceliaco: La celiaquía es una intolerancia permanente al gluten, que produce lesiones que impide una adecuada absorción de los nutrientes. El único tratamiento efectivo es una dieta exenta de alimentos que contengan gluten, lo que no es fácil pues muchas veces se utilizan harinas como espesante o no se puede garantizar por los problemas con la contaminación cruzada. Más información:Asociación de Celíacos de España, 


Ingredientes:
Para la masa:
- 150 gr de harina de arroz
- 100 gr de maicena
- Una pizca de sal
- 200 gr de quark o queso fresco batido
- 160 gr de mantequilla

Para el relleno:
- queso
- tomate

Elaboración:
Mezclamos las harinas con la pizca de sal, y formamos un volcán. 
En el centro echamos el queso y la mantequilla a punto de tomada.
Amasamos hasta que no se pegue a las manos y dejamos reposar media hora o 1 hora.
Cogemos bolitas de masa y las extendemos en forma circular en una bandeja del horno.



Preparamos el relleno:

- Hacemos un sofrito con la cebolla y cortamos  el queso y el tomate en taquitos



- Lo colocamos en el centro de cada empanadilla y cerramos bien los bordes para que no se salga el relleno.




 Colocamos las empanadillas en una bandeja de horno engrasada o con una lámina de silicona o papel de horno (las fotos son todas del mismo día, pero como las hago con varios rellenos las pongo en láminas de silicona de varios colores para aclararme).




Lo cocinamos en un horno precalentado a 180º durante unos 20 minutos o hasta que se dore (depende del tamaño). También podéis optar por la versión clásica y freirlas en aceite bien caliente.



Las servimos calentitas o las guardamos en un recipiente hermético si las queremos llevar fuera de casa.




Podeís ir probando varias formas y varios rellenos según vuestras necesidades. yo suelo hacerlas de atún con tomate y huevo duro, carbonara, y queso con chorizo, pero también suelo preparar algunas dulces de postre con mermelada o membrillo.




Os recomiendo tener siempre algo de masa congelada, luego se saca y tienes empanadillas caseras en un pis pas. Os dejo también la receta de empanadillas con harina de trigo.



Recordad que si quereis preparar esta receta para intolerantes debéis comprobar el etiquetado de los productos y lavar bien todos los utensilios para evitar la contaminación cruzada.

 Más:
 

Si os gusta desayunar o merendar un bizcocho casero, aqui teneis una receta de bizcocho distinta, pues lleva solo almendra en polvo y queda muy esponjoso, me recuerda un poco a la tarta de Santiago. Además es un bizcocho apto para celiacos e intolerantes a la lactosa.  Estuve buscando en la red una receta que solo llevase almendra, y encontré ésta, es del blog Maruja limón
La almendra tiene un elevado valor nutritivo. Destaca su composición en proteínas (20%), fibra (14%) y grasa (53,5%), en su mayor parte en forma de ácido oleico. También cabe destacar su contenido en minerales (magnesio, hierro, potasio) y vitaminas (E, B1, B2...).

Ingredientes:
  • 200 g de almendra molida
  • 4 huevos
  • 1 cucharada de levadura en polvo sin gluten o bicarbonato de soda
  • 75 g de azúcar
  • Sal
  • Azúcar glas (para decorar)
  • Margarina (para engrasar el molde)
Elaboración:
Echamos los huevos en un cuenco, añadimos el azúcar y la sal  y removemos con unas varillas, hasta que doble su volumen. Como bien sabeis la pizca de sal sirve para realzar los sabores.
Precalentamos el horno a 180º


Añadimos la almendra, la levadura y mezclamos todo bien.


Untamos un molde con margarina, así evitaremos que se nos pegue al desmoldar.


Volcamos en el molde la masa.


 Metemos en el horno, a 180º,  unos 30 o 35 minutos.


Después lo sacamos del horno, lo dejamos enfriar y lo desmoldamos.


Espolvoreamos con azúcar glas.


Si quereis darle un toque especial, durante la elaboración podéis añadir alguna esencia que complemente el sabor de la almendra, como naranja o limón, o una cucharada de cacao en polvo.



Dificultad: baja

Tiempo: 30 minutos en horno.

Recordad que si queréis preparar esta receta para intolerantes debéis comprobar el etiquetado de los productos y lavar bien todos los utensilios para evitar la contaminación cruzada.

Más:
 


Si de niños (y no tan niños) adorabais estas piruletas, seguro que os encantará esta tarta. Está hecha con licor de piruleta de cereza, que a mi me costó casi 3 años encontrar. Lo veía en muchos blogs pero en todos los supermercados en que preguntaba no les sonaba, hasta que al final lo encontré en Makro. seguramente podáis hacerlo con otro licor, controlando el punto dulce. He visto varias versiones de esta tarta, yo he intendado hacer una versión ligera, sabrosa y cremosa, con queso 0% grasa y stevia. También he cambiado la tradicional base de galletas por otra de arroz inflado, pero podéis hacerlo al gusto.



Ingredientes:
300 ml de queso quark 0% grasa
50 ml de licor de pituleta
50 ml de leche
1 sobre de gelatina neutra
3 gr de stevia o 30 gr de azúcar
chocolate blanco sin azúcar (la cantidad depende del molde)
arroz inflado (la cantidad depende del molde)
Si necesitas calcular las proporciones o sustituir algún ingredientes tienes más información aqui



Elaboración:
Fundimos el chocolate blanco. Colocamos arroz blanco en la base del molde y echamos el chocolate blanco por encima a modo de pegamento (no hace falta que quede totalmente cubierto).



Disolvemos la gelatina en la leche a punto de ebullición y añadir el licor de piruleta. 
Dejamos templar y lo mezclamos con el queso hasta que quede bien integrado.


Lo vertemos sobre el molde y lo metemos en la nevera hasta que solidifique (unas 3-4 horas).


Desmoldamos con cuidado. Podeis meter el molde en el congelador unos 30 minutos antes para que sea más fácil.


Decoramos con corazones de azúcar, aunque también podéis utilizar chocolate blanco o sirope de fresa.


Podéis hacerlo también en vasitos pequeños o en un un molde redondo desmoldable de tamaño pequeño (hasta 20 cm de diámetro).


El postre perfecto para el Día de San Valentin!


Más recetas en:
Blogging tips