} -->

Colines de pan o grissini


Un grissíno , también llamado colín, pico o palillo de pan en España es un tipo de pan de procedencia italiana crocante y de forma fina y alargada. Se dice que nació en 1679, cuando el cocinero de la corte Antonio Brunero, bajo indicación del medico Teobaldo Pecchio, inventó este alimento para alimentar al futuro rey Amedeo II, de salud delicada e incapaz de digerir la miga de pan. Pronto alcanzó gran éxito, gracias también a que podía aguantar mucho tiempo sin sufrir deterioros. Desde entonces han surgido numerosas formas y sabores (queso, cebolla, orégano, etc). He utilizado la receta que me enseñaron en el curso de iniciación al pan que hice en Levadura Madre (del que ya os hablé aqui).


Ingredientes:
500 de harina (normal, no de fuerza)
200 ml de agua
20 gr de levadura prensada fresca de panadería
10 gr de sal
40 gr de mantequilla
Si necesitas calcular las proporciones o sustituir algún ingredientes tienes más información aqui


Elaboración:
Disolvemos la levadura en el agua tibia.
Por otro lado mezclamos la sal, la harina y la mantequilla.


Al final mezclamos todo y amasamos durante unos 10 minutos hasta que quede una masa homogenea y flexible.


Dejamos levar una media hora.



Si queremos darle sabor especial, podemos añadir pipas, semillas, aceitunas, cebolla frita...


Formamos los colines enrollando trozos de 50 gr de masa.


Horneamos a 200ª durante unos 20 minutos en horno precalentado, más o menos hasta que se dore.



Dejamos enfriar y servimos.



Podemos guardarlo tapandolo con un paño durante unos días.


Perfecto para decorar la mesa y saciar a nuestros invitados mientras servimos los entrantes.


Si te gusta el pan no te pierdas el museo del Pan de Mayorga, Valladolid. 
Te hablo de el en mi otro blog Gastroaventuras.

Más recetas de pan: 

Mermelada de mango


Esta es la primera vez que hago esta mermelada, y me ha gustado mucho su densidad, queda con una textura que parecía una confitura. Siempre que puedo hago mermeladas, porque además de poder tomar una tostada con ellas, las mermeladas puedes añadirlas a cualquier tarta, o simplemente con queso.

La diferencia fundamental entre confitura y mermelada consiste, básicamente, en la forma de elaborar las frutas. La técnica es diferente dependiendo de los países y de las culturas. Así por ejemplo:
 -Según la norma tradicional mediterránea, las confituras son la fruta entera o troceada cocida en almíbar. Las mermeladas son la fruta previamente macerada con azúcar durante horas y después triturada y cocida. 
-Para la cultura anglosajona, en cambio, las confituras son la preparación de frutas no cítricas con azúcar, y las mermeladas son la elaboración de todo tipo de cítricos.

Luego están también las jaleas, que son la preparación obtenida tras hervir la fruta y extraer su jugo.
 Por otro lado, se denomina compota al producto obtenido después de cocer la fruta con un 10% o un 15% de azúcar. Con tan poca cantidad de fruta, lo mejor es consumirla lo antes posible.
También tenemos la pasta de fruta. Es la pulpa de la fruta que se cuece con la cantidad equivalente de azúcar (aproximadamente un 80% de azúcar por kg de fruta) hasta conseguir una consistencia sólida. La más conocida es el dulce de membrillo.
 Por último, tenemos la frutas en almíbar: se cuece la fruta, generalmente entera, en el azúcar disuelto en agua hasta alcanzar una consistencia de jarabe que es el almíbar.  (fuente)

 El mango como casi todas las frutas es antioxidante, su vitamina C nos ayuda a combatir el colesterol y la hipertensión. Es también muy rico en fibra, y posee hidratos de carbono y azúcares, contiene hierro y potasio. Después de ver todas sus propiedades me imagino que estaréis deseando ver la receta. 

 Ingredientes:
 -400 g de Mango pelado y sin hueso
 -20 g de zumo de limón
 -180 g Azúcar


 Elaboración: 
 Pelar y cortar los mangos.

- en thermomix:
 Ponerlos en el vaso de la tmx junto con el zumo de limón, triturar 5 segundos a velocidad 5-10 
 Añadir el azúcar y programar 30 minutos, a 100º, y velocidad 2 


 - tradicional: 
Cortamos la fruta en pedacitos y le añadimos el azúcar.
 Después lo ponemos a fuego lento, removiendo constantemente para que no se pegue hasta que veamos que se va creando un pure bien integrado (unos 30 minutos). 


 Al final se puede pasar por la batidora o dejar tal que así si os gusta con grumitos. 
 Colocar la mermelada caliente en tarros, tapar los frascos y ponerlos boca abajo, de forma que se apoyen sobre la tapa durante unos 10 minutos. 


Si quieres aprender a hacer MERMELADAS, no te pierdas este post sobre el libro mermeladas confituras, jaleas y licores, de Lourdes March.

Otras recetas de mermelada:

Mini quiche de pollo y pimientos


Muchas veces nos encontramos que nos ha quedado un poco de pollo del día anterior, esta vez he pensado en rellenar unas mini quiche con este pollo, añadiendo unos pimientos verdes que también me habían sobrado. Estas recetas de aprovechamiento las puedes combinar con otros restos que tengas en casa, el caso es no volver a repetir el plato anterior, añadir, mezclar y combinar distintos sabores.

Un consejo: No rellenar las obleas con mucho tiempo de antelación ya que se nos ablandará la masa. Si quereis tenerlas hechas con antelación podeis hornearlas, dejarlas enfriar y congelarlas. Cuando la vayais a consumir dais un golpe de calor y listo.

Ingredientes:
15 obleas de empanadilla (o receta de masa casera aqui)
3 huevos
125 g leche evaporada
200 g queso emmental rallado
150 g de pollo
100 gr de pimientos


Elaboración:
Ponemos las obleas de empanadilla en moldes para muffin.
Preparamos el relleno mezclando los huevos batidos con la leche hasta que quede bien integrado y lo repartimos en los moldes .


Pasamos los pimientos y el pollo por la plancha hasta que empiece a coger color (no hace falta que se tueste mucho ya que luego va a ir al horno). Repartimos la mezcla por los moldes.


Lo cubrimos con un poco de queso rallado por encima.


Lo metemos en el horno unos 15-20 minutos a 180º, hasta que el interior quede bien cuajado.


Está más rico si lo ponéis calentito, pero va al gusto:


En resumen:


Dificultad: media

Tiempo 30 minutos

 Más:
  

Tarta de tortitas y fresa


Seguro que alguna vez habéis probado las típicas tortitas. Se caracterizan por su consistencia esponjosa, más gruesa que los crepes, y la circunferencia es más pequeña. En Estados Unidos el acompañante más popular es el jarabe de arce, pero hay muchas otras, con frutas, licores, nata montada, crema pastelera, chocolate, caramelo, crema inglesa, mermelada, etc. Suelen servirse en el desayuno, aunque también se suelen tomar para almozar o merendar. Pero hoy vamos a prepararla de manera especial, y sin huevo para que puedan comerlo también los alérgicos.


Ingredientes:
Para las tortitas:
300 ml de leche
150 gr de harina
1 cucharada de aceite
2 cucharadas de azucar avainillado
1 cucharadita de levadura

Para la decoración:
 leche condensada
mermelada de fresas
fresas
nata

Elaboración:
Mezclar todos los ingredientes hasta que quede una masa bien integrada y dejar reposar media hora.


Preparar las tortitas vertiendo un par de cucharadas de masa en una sartén. Recordad que si quereis que quede como un crepe hay que hechar menos masa y mover bien la sarten para que quede bien extendida, sin embargo si quereis tortitas es mejor que utiliceis más masa cada vez hasta que cubra toda la base de la sartén sin extenderla. 


Cuando se dore por una parte, le damos la vuelta para que se haga tambien por la otra parte. Así hasta terminar la masa. El número de tortitas que os salgán dependerá del tamaño de la sartén.
Ya así está muy rico, podeis tomar las tortitas como habitualmente:


Ahora podemos empezar con el montaje de la tarta:
Empezamos con una tortita, la cubrimos con un par de cucharadas de leche condensada, ponemos otra tortita por encima, 1 par de cucharadas de mermelada... y así sucesivamente hasta acabar con la mezcla. Podeis intercalar en alguna capa unas rodajas de fresa naturales.


Para decorar podemos utilizar un poco de nata montada y unas fresas naturales.

Esta es una tarta que admite un montón de personalizaciones según lo que guste a cada uno.
Como ya hay un montón de tartas con chocolate he pensado combinarla con fruta fresca, pero como querais. Lo bueno que tiene para mi es que no tiene que quedar perfecta la torre de tortias, me gusta las ondas que hacen al colocar una sobre otra.


Por último os aconsejo que la prepareis el mismo día que vayais a comerla, sino se seca un poco, y no se tarda mucho en hacer.


Este es el corte:

Más recetas en:

Empanada de salmón ahumado y queso en espiral




El pasado viernes hice esta empanada, y como no me dio tiempo a ponerla, pues ahora la podéis ver. Hoy he repetido la presentación en espiral que ya hice con esta de tofu, queso y cebolla caramelizada, que es ideal para días especiales, pero si no queréis complicaros la vida siempre podéis hacerla de manera tradicional con una lámina sobre otra y cerrando bien los bordes.

Hay a muy poca gente que no le guste el salmón ahumado, pues entre ellos se encuentra mi hija, que hoy no la probará, esta receta también la podríamos hacer con jamón de york, pero yo os recomiendo ésta con salmón. 



El salmón ahumado es un producto que se consigue con exponer al humo en condiciones especiales el salmón, lo que le permite un mayor tiempo de conservación y un sabor diferente. Se presenta en forma de grandes filetes. Se conocen dos tipos: ahumado en frío Slice a bajas temperaturas, y ahumado en caliente. Se emplea frecuentemente en las cocinas tradicionales del norte de Europa, en la cocina moderna de países del sur de Europa como FranciaEspaña o Italia, en Canadá y en el norte de Estados Unidos.


También quería contaros que el otro día me hicieron una pequeña entrevista para el programa "Blogueros encadenados" de Gastroradio, os dejo el podcast para que la oigáis. Quiero dar las gracias a Sofía de Mil ideas mil proyectos por acordarse de mi, y a Alberto y Vanessa de Gastroradio por ser tan amables.

Ingredientes:
1 lámina de hojaldre
salmón ahumado (150 gr)   (receta de salmón ahumado casero)
queso en láminas (4 lonchas)
1 huevo

Elaboración:
Colocamos la lámina de hojaldre en la bandeja de horno y cortamos tiras a lo largo de unos 4-5 cm de ancho.


Colocamos primero el salmón en tiras y luego el queso.


Cogemos un molde de quiche, o redondo,  y lo pulverizamos con spray desmoldante.
Cerramos bien cada tira,  y la colocamos enrollada sobre si misma formando una espiral.


Es necesarios asegurarnos que los enlaces entre tubo y tubo quedan bien sellados para que no se salga el relleno.Pintamos con huevo.


Lo llevamos a un horno precalentado a 180º y lo cocinamos durante unos 20 minutos hasta que empiece a dorarse. 


Os pongo desde arriba para que lo veáis más claro:


Así se verá cada trozo:


 Más:
  

Se me ha olvidado contaros que siempre la podéis hacer también con hojaldre casero.

Blogging tips