} -->

La salsa pesto es una de las salsa más conocidas de la cocina italiana, concretamente es originaria de la zona de Liguria. Tiene como base la albahaca, aunque hay muchas variantes con nueces, almendras, hierbabuena, guisantes... A mi me recuerda al mojo, pues sus principales versiones son rojo y verde.

 Se debe hacer con hojas fresacas de albahaca intactas, pues el liquidillo que sueltan al ser aplastadas en el mortero es el ingrediente básico del pesto, aunque a veces se tiende a utilizar la albahaca seca que todos tenemos en nuestros especieros. No es igual, pero... yo soy de la idea que no hay que ser tan estricto, todo va en gustos, y así podemos disfrutar de ella más facilmente sin tener que buscarlo en tiendas.

Ya se hablaba de ella en los libros del poeta Virgilio, pero no fue hasta el 800 cuando se elaboró de la forma que lo conocemos en la actualidad.  Es habitual su uso con pasta, carne o pescado, pero la semana que viene os lo enseñare en una receta muy original, asi que id preparando el pesto que lo vais a necesitar.


Esta receta tan italiana puede ser completada con ingredientes de nuestro pais como los tomates secos de Caspe.  El clima benigno y a la cercanía de los ríos Guadalope y Ebro favorece una cosecha abundante y  para que no se estropee se recurre entre otros a las conservas de vegetales. Por ello, durante los meses de verano cuando la producción es alta se secan los tomates, concretamente se cortan por la mitad, se colocan sobre un cañizo, se salan y gracias al sol se deshidratan, van perdiendo toda su agua (hasta un 90% de su peso inicial) y concentran todo su sabor y también el olor. En una semana, o un poco más quedarán perfectos y los podremos conservar y disfrutar durante todo el resto del año. 

Son el ingrediente del mes del Recetario mañoso, y por eso he decidido preparar esta receta.



  • Para el PESTO VERDE:
Ingredientes:
50 gr de hojas de albahaca
2 cucharadas de piñones
2 dientes de ajo
medio vaso de aceite de oliva virgen extra
75 gr de queso parmesano recién rallado
25 gr de queso pecorino recién rallado ( o queso de leche de oveja curado) 
sal gorda


Elaboración:
La tradición dice que debe hacerse en un mortero, aunque si no teneis podeis empezar batiendo en un cuenco normal y luego pasar a una picadora o trituradora.

Se empieza triturando los dientes de ajo con una pizca de sal gorda.

Despues se añaden los piñones y la albahaca poco a poco.
 Más tarde se le añade el queso previamente rallado.

 Por último cuando lo tengamos todo bien mezclado, añadimos el aceite, cuya cantidad dependerá de como queramos que sea de liquido el resultado final.


Cuanto más denso, más sabroso, pero tambien dependerá de para que lo queramos usar, pues a veces conviene que sea una salsa más liquida pero que se pueda extender mejor.



  • Para el PESTO ROJO:
Ingredientes:
12 tomates deshidratados
60 gramos de aceite de oliva virgen extra
15 gramos de piñones o almendras
1 diente de ajo
2 gramos de albahaca fresca, guindilla al gusto
15 gramos de parmesano,
una pizca de azúcar y otra de sal 


Elaboración:
Igual que antes, trituramos y removemos hasta que quede una salsa homogenea.


Dificultad: baja
Tiempo de elaboración: 10 minutos con picadora, 20 con mortero.




Me encanta la combinación de queso y membrillo, cuando lo hago casero siempre tengo un bote en casa y es una manera ideal para acabar una cena. Pero eso no significa que no podamos darle un poco más de glamour e incluirlo en platos más especiales como esta deliciosa tarta. Ya publique una tarta de quso y membrillo tipo mousse, y ahora pruebo con este tipo que recuerda más al crumble que publique aqui.

La aprendí de la chef Carla Jones en uno de los Talleres que realiza como embajadora de Taste of America en colaboración con el Corte ingles de los que ya os hablé en el otro blog.
Ella es canadiense y utiliza medidas en tazas, y así lo hice yo también, aunque adapté los ingredientes a los que tenía por casa: utilice yogur griego en lugar de crema agria, membrillo en lugar de mermelada y nueces de macadamia en lugar de almendras, pero la idea es suya. 


Ingredientes:
Para el bizcocho:
170 gr de mantequilla
3/4 taza de yogur griego
3/4 de taza de azucar 
 2+1/2 tazas de harina
1 pizca de sal
1/2 cucharadita de levadura
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de extracto de vainilla 
1 huevo

Para el relleno:
250 gr de queso de untar
1/2 taza de membrillo (receta aqui)
1/2 taza de nueces de macadamia fileteadas
1/4 de taza de azucar

Elaboración:
Mezclar la mantequilla cortada en daditos con la harina y el azucar como en un cumble, es decir con las manos hasta que quede como arena de playa. Separamos una taza de la mezcla.


Con el resto lo unimos al yogur griego, el huevo, la levadura, el bicarbonato y la vainilla y mezclamos bien, ahora si con la batidora. Saldrá una mezcla muy pegajosa: ni se amasa bien ni es líquida, no os preocupeis.


Entonces extenderla sobre un molde desmontable redondo de 20 cm de diametro previamente enmantequillado (o con spray desmoldante).
Como no es muy manejable, lo que hay que tratar es de cubrir bien la base y los laterales subiendo la masa por estos lo máximo posible.



Entonces ya podemos preparar el relleno.
Primero mezclamos el queso con el azucar y lo extendemos sobre la masa del bizcocho.


Después lo cubrimos bien con el membrillo.


Ahora llega la parte importante: Mezclamos la taza de harina, mantequilla y azucar que habiamos separado con las nueces fileteadas y lo expolvoreamos por encima como en la receta de cumble, con cuidado de que quede bien repartido.
Entonces cojemos la lengua o una espatula y separamos la masa de los laterales tirandola hacia adentro para que haga como una tapa y se cierrre sobre el relleno.


 Por último se colocan las nueces que habremos reservado para decorar y la horneamos a 170º durante unos 50 minutos (más o menos hasta que se dore).


Deliciosa para servir aún calentita o cuando se enfrie.


Las nueces de macadamia sueltan algo de aceitillo, pero lo absorverá la masa de bizcocho, integrando su sabor.


Veis como queda? Por fuera parece un bizcocho...


...pero guarda una deliciosa sorpresa en el interior:


Si quereis comparar, asi la hizo ella:


Más recetas en:


Llevaba tiempo pensando hacer unas galletas sin gluten ni lactosa, pero no habia encontrado la receta perfecta. O no daba con la forma o con el sabor. Hasta que al fin lo tuve claro con esta receta de cookies del blog de Yasmina "Yas´Sweets". Pero ya habia hecho una receta para cookies clásicas aqui, asi que esta vez las personalicé con estos deliciosos caramelos Jelly belly que coinciden con lo que buscaba: no tienen gluten ni lactosa. Como hay miles de sabores posibles, el resultado es unas galletas crujientes y cargadas de sabor, y son tan coloridas que encantarán a los mas pequeños de la casa, que pueden ayudaros a darle forma.

Obviamente podeis utilizar harina de trigo o rellenarla con chocolate, frutos secos o fruta deshidratada, pero yo os aconsejo que probéis tambien esta receta.

Ingredientes:
120 grs de harina de arroz
50 grs maicena
150 ml de aceite de oliva
60 grs azúcar moreno
1 cucharadita de bicarbonato
1 huevo

caramelos jelly belly

Elaboración:
En un bol batimos el aceite con el azúcar y el huevo. 
Por otro lado mezclamos la harina, la maicena y el bicarbonato y lo añadimos poco a poco a la mezcla anterior.




Hacemos una bola con la mezcla y lo dejamos reposar media hora en la nevera.


Agregamos los caramelos (cantidad al gusto) y formamos un rulo con la masa y vamos cortando en rodajas que colocamos sobre la bandeja de horno.


Horneamos 15-20 minutos en un horno precalentado a 180º.



Cuando esten doraditas las sacamos del horno y las dejamos enfriar en una rejilla.
  

Ideal para cualquier desayuno o merienda con niños.



Estos son los jelly belly  que me enviaron a probar: sabor clásico, cítricos y cocktail, en distintos formatos según necesites. 


Recordad que si quereis preparar esta receta para intolerantes debeis comprobar el etiquetado de los productos y lavar bien todos los utensilios para evtar la contaminación cruzada.

En 1976, a un distribuidor de caramelos de Los Ángeles se le ocurrió la idea de crear una judía de goma con sabores naturales. Se puso en contacto con los confiteros de Jelly Belly (antiguamente conocido bajo el nombre de Herman Goelitz Candy Co.), que tenía la reputación de producir los mejores caramelos. El flechazo fue instantaneo y hoy en dia son conocidas en todo el mundo y hay un montón de variedades.


Más recetas:


Os presento un postre muy fácil y adaptable a cada uno: podéis hacerlo con tartaletas caseras o compradas, y la crema se puede hacer también con limones o naranjas.

Esta vez lo he hecho con limequats, que descubrí entre los productos de cultivo ecologico que puedes comprar en la tienda online de naranjas Ché, Para los que no conozcáis esta fruta os contaré que es un pequeño cítrico, un híbrido obtenido del cruce de la lima y el kumquat. pequeño, con piel lisa y fina, con un característico color amarillo cuando madura. Generalmente la piel del limequat es más dulce que la de otros cítricos, y puede consumirse. Su pulpa es bastante ácida, como la lima y se usa sobretodo en cocteleria y reposteríaEs una planta cultivada por sus frutos, pero también como planta ornamental, y es de reducido tamaño, en torno a 1,5 metros, por lo que puede cultivarse en macetas grandes en interior y exterior. Es originario de China, pero ahora se cultiva en España, sobre todo en Valencia. 

Os he puesto una foto de los limequats con limones, para que os veáis la diferencia  del tamaño.


Ingredientes:
  • 200 g de limequats
  • 150 g de azúcar
  • 200 ml de nata
  • 50 g de mantequilla

Elaboración:

Para hacer la crema, lavamos bien los limequats, porque los vamos a utilizar con la piel, los cortamos en cuartos, y los quitamos las pepitas, dejamos unos pocos para adornar.


Los metemos en el vaso de la batidora, y añadimos el resto de los ingredientes, azúcar, nata, y mantequilla, lo trituramos todo.


Rellenamos las tartaletas con la crema, y colocamos unas rodajitas de limequat.


El sabor de los limequats es muy parecido a la lima, por lo que si os gusta el dulce podéis añadir más azúcar.

Dificultad: baja

Tiempo: 30 minutos



Otra de mis grandes pasiones además de la cocina es la costura, incluyendo bordado, punto, macrame, bolillos... He ido aprendiendo a hacer de todo. Asi que me ha encantado unir mis dos pasiones en esta receta.

Ingredientes:
90 gr de mantequilla
100 gr de azucar
1 huevo
200 gr de harina
1 cucharadita de levadura
1 piza de sal
1 cucharadita de esencia de vainilla

Elaboración:
Mezclamos por una parte los ingredientes sólidos y por otra los líquidos. Luego unimos las 2 mezclas y amasamos hasta obtener una bola de masa que no se pegue a la mesa.


Para darles esta forma buscamos cortadores circulares de varios tamaños (o cualquier cosa que tengais por casa como vasos de chupito o el descorazonador de manzanas...). 


Para el interior yo he utilizado ua pajita de plastico que he clavado en la masa y luego lo retiras y soplas para sacar la masa del interior. También podeis utilizar simplemente una aguja de tejer y realizar un agujero directamente.


Las hornearemos en un horno precalentado a 180º durante 10-12 minutos hasta que se doren y despues las dejamos enfriar sobre una rejilla unos minutos.


 Podeis echar un poco de azucar glass por encima para decorar. La próxima vez utilizaré además colorante para que queden aún más divertidas, y utilizaré un poco de cinta de regaliz como hilo.

Al ser todas igualitas también se puede presentar tipo sandwich con relleno de mermelada o ganache de chocolate...

Son perfectas para una merienda con amigas o el descanso en una tarde de costura.

En resumen:

Más recetas:

En mi casa gustan mucho las hamburguesas, pero siempre preferimos la versión casera a aquellas de los tipicos establecimientos de comida rápida. A veces he probado a hacer los panecillos caseros (receta aqui), pero no siempre tienes tiempo, y otras no tienes los panecillos comprados en la despensa ni ganas de ir a comprarlos, asi que cuando vi esta versión de Falsarius, no dude en probarlo, pues resulta mucho más sencilla y sin duda esta deliciosa.


Ingredientes:
obleas de empanadilla
filetes de hamburguesa
tomate
lonchas de queso
semilas de sesamo

Elaboración:
Preparamos los filetes de hamburguesa con carne picada, huevo y pan rallado o los compramos hechos.  Los pasamos por la plancha vueta y vuelta y los dejamos sobre papel de cocina para que escurra un poco el aceite.



Por otra parte cortamos el tomate en rodajas y lo colocamos sobre las obleas de empanadilla. Después ponemos la carne.



Lo cubrimos con una loncha de queso, lo tapamos con otra oblea de empanadilla que decoraremos con las semillas de sésamo y tapamos bien.



 Lo metemos en un horno precalentado a 180º durante 10-15 minutos y lo servimos bien calentito.



Yo he utilizado obleas de tamaño normal y por eso he hecho yo los filetes de hamburguesa, pero si los comprais hechos debeis utilizar las obleas de tamaño grande para aseguraros que cierre bien.

Podeis aliñar la hamburguesa con ketchup, mostaza. cebolla, pepinillos... eso va al gusto. Yo esta vez he preferido la opción "básica y natural", pero la próxima vez probaré a personalizarlo. También se puede probar con hamburguesas de pollo, atún, tofu...

 Esta receta también la ha probado: Alma de "porquemegustalofacil"

 Más:
Blogging tips