} -->


La cebolla caramelizada puede utilizarse en una tosta con queso camembert en el microondas o como acompañamiento de cualquier carne o pescado, queda buenísimo. Cuando utilices este tipo de cebolla no querrás cambiarla por la cebolla tradicional, además el vinagre de frambuesas le dá un color más intenso, y tambien un sabor más dulce.

La asociación Saborea España ha impulsado esta iniciativa junto a la Federación Española de Hostelería (FEHR) y con el respaldo de la Secretaría de Estado de Turismo. El Día Mundial de la Tapa nace con vocación internacional y de continuidad, porque "los pinchos y tapas son una forma excelente de hacer nombre y marca España".Tambien se definen como una forma "más ligera y liviana" de disfrutar de la gastronomía, al mismo tiempo que más cómoda, fácil, y menos formal aunque también una manera perfecta de relacionarse. Quizá eso explique su éxito fuera de nuestras fronteras, y el riesgo de que según se populariza en distintos países se vaya olvidando su origen español.

Ingredientes:
3 cebollas (500g)
30 ml de Vinagre de frambuesas
30 ml de Vinagre de Módena
2 cucharadas de Azúcar moreno
sal

 Elaboración.
Cortamos la cebolla en rodajas, ni muy gruesas ni muy finas.


Ponemos las rodajas a dorar un poco en aceite, echamos la sal, esperamos a que esten un poco blandas.

Añadimos el vinagre de frambuesa.


Añadimos el vinagre de Módena, luego el azúcar.


Lo dejamos cocer unos 30 minutos, más o menos, hasta que la salsa se reduzca, es mejor no tapar la cazuela porque así los líquidos se evaporan antes.




Dificultad: baja

Tiempo: 40 minutos


Esta semana estamos de cumples en casa, asi que ha sido la oportunidad perfecta para  hacer una tarta que ya conocéis todos. Mañana es el mío, y pasado el de mi marido.

 Me gusta mucho saber el origen de los nombres de las tartas, y he estado buscando, encontré esta historia:

El nombre deriva del alemán ‘Schwarzwälderkirschotorte’ que significa Torta Selva Negra con cerezas. Los ingleses dirán ‘Black Forest gateau’ y los americanos ‘Black Forest cake’ y los franceses ‘Gâteau de la Fôret Noire’, los italianos ‘Torta Selva Nera’.

La Schwarzwälder Kirschtorte es conocida en castellano como la Torta de la Selva Negra. Es uno de los postres más conocidos de la cocina de Baden y preciado en la cocina alemana. Se trata de una torta de gran tamaño (ronda entre los 25 y 30 cm de diámetro) recubierta de nata con virutas de chocolate sobre la parte superior y adornada con frutas típicas de la Selva Negra y nueces. Las capas interiores están hechas con bizcocho de chocolate mojado con aguardiente de cerezas (Kirschwasser) y entre las capas tiene un relleno de cerezas. El nombre en alemán Schwarzwälder Kirschtorte viene a decir literalmente: Tarta de cerezas del Bosque Negro. A pesar de su tamaño y de los contenidos, no empalaga debido a que se vierte poca cantidad de azúcar durante su elaboración, y éste proviene sólo de las cerezas y el licor.

El origen de esta torta se pierde por allá en el tardío siglo XVI, cuando el chocolate ya se había asentado en los paladares europeos, y en la zona llamada Foresta Negra en alemán Der Schwarzwald situada en el estado de Baden-Württemberg. El nombre evoca la oscuridad y el misterio de esa zona, el concepto romántico de la Waldeinsamkeit es decir, soledad de la foresta. La región es conocida por sus cerezas algo agrias de las cuales se obtiene el Kirsch o Kirschwasser, un licor de destilado doble, transparente, de la calidad Morello. La combinación de la cereza, el kirsch, la crema de leche y el chocolate hace de esta torta una irresistible tentación.

Ahora os dejo la receta de la tarta selva negra:

Ingredientes
  • 6 huevos
  • 120 gr. de azúcar
  • 75 gr. de nueces picadas
  • 100 gr. de harina tamizada
  • 75 gr. de chocolate
Para la crema:
  • 75 gr. de azúcar
  • 400 gr. de nata
  • 100 gr. de cerezas en almibar
 Chocolate rallado o virutas


Elaboración:
El primer paso es batir las claras con el azúcar a punto nieve, luego hay que agregar las yemas batidas, las nueces, la harina tamizada y el chocolate rallado y mezclar.



Lo removemos bien hasta que quede una mezcla bien integrada.


Se debe forrar un molde de 22 cm de diámetro  en la base con papel de horno y enmantecar las paredes, colocar la mezcla y llevar a horno medio 40 o 50 minutos.


Luego se corta el bizcocho en capas (en mi caso no quise complicarme y solo hice un corte por la mitad). Este cortador me lo compré cuando estuve en Expotarta, está muy bien porque tiene distintas alturas para hacer el corte.


Hay que humedecer con almíbar las dos capas, aunque tambien podeis utilizar un licor de cerezas.



 Ponemos una capa de nata, y colocamos las cerezas, dejando unas pocas para adornar.


Se coloca la otra parte del bizcocho, apretar suavemente, tapar con film y llevar al frio por 4 horas.


Pasadas unas horas, podemos empezar con la decoración:  cubrimos toda la tarta con una capa de nata, y con ayuda de una espátula alisamos todo.


Ponemos las virutas de chocolate .


 Hacemos unos copetes con nata y colocamos las cerezas que teníamos reservadas.


 Una vez hayamos terminado de decorar la tarta, la metemos en la nevera hasta la hora de tomarla.


Dificultad: media
Tiempo: 1 hora

 En resumen: 

Más recetas en:

Me gustan mucho los carmelos de violeta como ya visteis en la tarta y los cupcakes que hice. Ahora se acaba el verano, pero aun me apetece hacer algún helado y he probado a hacerlo de este sabor pero utilizando como base los caramelos, no solo la esencia. Es un caramelo elaborado con esencias de violeta. Es de pequeño tamaño, pues no alcanza los dos centímetros, y se presenta con forma de violeta de cinco pétalos. Está aromatizado con esencia de dicha flor y un sugerente color violeta. En España, están asociados a una pequeña pastelería y confitería de la madrileña plaza de Canalejas: "La Violeta", fundada en 1915 por el comerciante y pastelero llamado Mariano Gil Fernández, que vende estos caramelos elaborados de forma artesanal. Hoy en día las nuevas generaciones han tratado de revitalizar el negocio con variedad de presentaciones y tienda online. Es anécdota y tópico quizá legendario que el rey Alfonso XIII compraba estas "violetas" tanto para su esposa, la reina Victoria Eugenia, como para su amante, Carmen Ruíz de Moragas

Ingredientes:
300 ml de leche
200 gr de caramelos de violeta
200 ml de nata
50 gr de azucar
2 cuch de azucar invertido (receta aqui)


Elaboración:
Montamos la nata y la mezclamos con la leche, los caramelos triturados y el azucar (normal e invertido). 


Cuando consigamos una mezcla homogenea, lo dejamos reposar en la nevera un par de horas y lo metemos en la heladera durante unos 40 minutos o de la manera tradicional lo metemos en un recipiente en el congelador y lo sacamos para removerlo cada media hora hasta que pasen unas 3-4 horas. Si quieres aprender más sobre qué es y como funciona la heladera, puedes verlo aqui.


Esta vez lo he servido nada más sacar de la heladera y por eso tiene una consistencia muy liquida, pero podéis meterlo más tiempo en el congelador si queréis una consistencia más firme.


Tiempo: 15 minutos de elaboración y 3-4 horas de congelación
Dificultad: baja

Otras recetas con violetas:
Cupcakes de violeta
Tarta mousse de violeta
Yogur de violeta
Pannacotta de violetas
Galletas de violetas

Si quereis conocer la historia del helado y los principales museos, teneis toda la información aqui.

Otras recetas de helado:

El melón y la sandía son las frutas estrellas del verano. No está muy claro de cuales son sus orígenes, para algunos es Africa, o la India o Afganistán y China. Pero lo cierto es que existe constancia de que existía ya el Antiguo Egipto hace 2.400 a. J.C. También lo consumían los Romanos en el s.III y los musulmanes. En España gue introducido por los árabes. En Francia no se empezó a comer hasta el siglo XVI. Colón fue quien lo introdujo en América, en una de sus viajes.

El Melón es una planta herbácea, trepadora de la familia de las
Cucurbitaceae. Necesita de climas tropicales, secos, de suelos ricos en materias orgánicas, mullidos y bien drenados, por lo que en Europa se importan melones de países con climas tropicales como: Brasil, Costa Rica, Israel, Marruecos, Honduras, Ecuador,…

España es el principal país Europeo en producirlos, seguido por Holanda y Francia. Las zonas españolas donde se cultivan los melones son: Almería, Murcia, Valencia, Castellón, Cuenca, Ciudad Real, Madrid, Elche (Alicante).

El melón de Cantaloup se caracteriza por la piel color crema en la madurez, costillas de color oscuro y el inteior naranja. Está compuesto por un porcentaje muy alto de agua y de vitamina A y beta-caroteno. Tiene propiedades antioxidantes, gracias a sus vitaminas y es considerado un buen diurético.

Me gusta esta especie en particular por su dulzor y su particular aroma aunque no es fácil de encontrar en algunas zonas de España. Por eso cuando puedo compro varios y mientras dejo alguno para comer fresco, otros los utilizo para hacer helado y así poder disfrutarlos también más adelante.  


Ingredientes:
1 melón 800 g de pulpa
400 ml de nata
75 gr de azúcar blanco
50 gr de azúcar invertido (receta aqui)
75 g de azúcar moreno
50 g de leche en polvo


Elaboración:
Montar la nata y dejar en la nevera. Abrir el melón, limpiarlo de pepitas y batirlo. Mezclarlo con el azucar y la leche en polvo. Meter en un bol todos los ingredientes y mezclar hasta que se integren. 


Al final dejarlo reposar un par de horas en la nevera y luego llevarlo todo a la heladera durante unos 30-40 minutos o meterlo en un recipiente durante unas 3-4 horas removiendo cada 30 minutos. Si quieres aprender más sobre qué es y como funciona la heladera, puedes verlo aqui.



 Sacarlo unos minutos antes de servirlo para que vaya adquiriendo consistencia.


Dificultad: baja 
Tiempo de elaboración: 20 minutos de trabajo y despues 3-4 horas de espera en el congelador


Si quereis conocer la historia del helado y los principales museos, teneis toda la información aqui.

Otras recetas de helado:

Aunque en algunos sitios ya ha empezado a refrescar, por aquí, en Madrid, todavía tenemos calor, y no estoy mentalizada para hacer guisos, por eso la receta de hoy es como una ensalada.


El tomate de ahora no tiene sabor, todos los que tenéis ya unos años podéis recordar el sabor de los tomates de antes, el otro día encontré un artículo que hablaba sobre esto, os dejo unos párrafos, si queréis leer el artículo entero pinchar aquí
 El tomate comercial se ha visto alterado y ha ido cambiando cada poco tiempo de variedades en pro de nuevas prestaciones: mejoras agronómicas para hacerlo resistente a las enfermedades, para conseguir mayor rendimiento y una maduración sincrónica; mejoras en la comercialización para que resista mejor el transporte y para regular su maduración y su conservación, y mejoras para hacerlo atractivo al consumidor en cuanto a aspecto, tamaño, color y forma homogénea. El resultado es que se ha conseguido un tomate todo terreno que, por el camino, ha perdido su sabor.

Para hacer este plato podemos elegir unos tomates grandes, luego los rellenamos, podemos variar el relleno con maiz, aceitunas, pulpo, mejillones, o cualquier cosa que tengamos en casa.
Es una receta que puedes dejar hecha con antelación, no tienes que calentar, es fresquita, y apetece igual en verano que en invierno.

Ingredientes:
tomates
atún
palitos de surimi
lechuga

Elaboración:
Primero, vaciamos los tomates y reservamos la pulpa.


 Vamos mezclando el atún, la mayonesa, los palitos de surimi, y los restos de tomate.


 Añadimos la lechuga y mezclamos todo.


Rellenamos los tomates .



Más recetas:
Dificultad: baja

Tiempo: 30 minutos


Visto el éxito del helado de oreo, he adaptado la receta para estas otras famosas galletas americanas (receta aqui), pero he buscado una nueva forma de presentarlo de manera que siempre este listo para tomar. He probado varias versiones: al principio os dejo la versión con tropezones de galletas, nueces troceadas y pepitas de chocolate y abajo del todo os pongo la receta para la versión con tropezones de masa de galletas sin hornear.


Ingredientes:
Para la base:
300 gr de batido de vainilla
200 gr de nata
50 gr de azucar moreno
25 gr de azucar invertido (receta aqui)
Para los tropezones:
6 galletas con pepitas de chocolate
nueces y pepitas de chocolate

Elaboración:
Se monta la nata y se mezcla con el batido y el azucar. Dejamos reposar en la nevera 3-4 horas.


Se mete la mezcla resultante en la heladera durante 30 minutos.
Si quieres aprender más sobre qué es y como funciona la heladera, puedes verlo aqui.




Cuando la mezcla haya alcanzado la densidad similar a un helado, echamos las  galletas troceadas (no trituradas, aunque esto va en gustos) y las nueces y pepitas de chocolate.


Lo removemos otros 15 minutos en la heladera y está listo para tomar.


Para la manera tradicional lo metemos en un recipiente en el congelador junto con las galletas troceadas y lo sacamos para removerlo cada media hora hasta que pasen unas 3-4 horas


 Para la presentación he ultilizado un cortapasas redondo para ayudarme a prepararlo como un sandwich con más galletas.


Mirad la textura:

  • Si lo queréis hacer con trocitos de masa sin hornear o cookie dought, he adapatado esta receta de Laurilla fondant.


Ingredientes:
1/4 taza de mantequilla a temperatura ambiente
1/4 tazas de azúcar moreno
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/2 tazas de harina
25g gotas de chocolate

Elaboración:
Mezclamos todos los ingredientes menos las gotas de chocolate hasta que quede bien integradp. Entonces agregamos el chocolate y lo envolvemos en papel film y lo metemos media hora en la nevera.

Lo agregamos a la mezcla de helado en los últimos 5 minutos de mantecado en la heladera, igual que antes.

Dificultad: baja

Tiempo: 15 minutos de trabajo, 3-4 horas de espera

Si quereis conocer la historia del helado y los principales museos, teneis toda la información aqui.

Otras recetas de helado:
Blogging tips